Muchas gracias

Fue hace ya algunos años, la última semana de septiembre de 2008, que tuve mi primera colaboración en este medio. Recuerdo que intercambié unas palabras con Raúl Jiménez Guillén, subdirector en Tlaxcala, mientras esperábamos pasar a una entrevista en una televisora poblana. Luego de algunas risas me invitó a colaborar con una columna de opinión los miércoles.

Moría de nervios cuando por fin mandé mi primer texto. En aquel tiempo era un escritor temeroso que manejaba algunos temas, principalmente de cine y cultura popular. Así que mis primeras colaboraciones fueron acartonadas y malas. No porque las últimas fueran mejores, pero gracias a la obligación que tenía de escribir cada semana sobre un tema diverso, aprendí a improvisar lo mejor posible y a medir las palabras ya con solo verlas sobre la pantalla.

Gracias a este trabajo semanal comencé a darme cuenta lo difícil que es escribir algo interesante cada siete días. Mi amor por Jorge Ibargüengoitia creció de manera exponencial al revisitar sus colaboraciones en el Excélsior y darme cuenta de su genio.


Sin embargo todo ciclo llega a su fin. Mi carga de trabajo actual me hace imposible entregar una columna semanal con la calidad suficiente para ser leída por los asiduos lectores a La Jornada de Oriente. Antes de mandar maquinazos prefiero pasar la estafeta a alguien que pueda darle un mejor uso a este espacio tan interesante y que tantas cosas me dio.

Recuerdo una vez que llegaba al aeropuerto de Hermosillo que mi celular sonó y un lector, (no sé cómo supo mi número) me increpó sobre un artículo.  En otra ocasión un escritor, al cual admiro, me confesó que una colaboración le había gustado mucho. Durante un año un personajazo tlaxcalteca me estuvo acosando para que hablara bien de su campaña independiente.

Me quiero despedir agradeciéndoles a todos haberme acompañado en este camino y claro, a todos los que estuvieron junto a mí estos años: Beatriz Patraca, Carlos Avendaño, Raúl Jiménez Guillén y a la gente que labora en La Jornada de Oriente.

Gracias.