Margarita Zavala no sería candidata independiente; “la panista soy yo”, afirma

Margarita Zavala, aspirante a la candidatura presidencial por el PAN, ratificó que no se ve fuera de este organismo político, pues se mostró segura de que ella será la nominada para competir en los comicios de 2018. Foto:Alejandro Ancona/La Jornada de Oriente

Margarita Zavala Gómez del Campo, aspirante a la candidatura presidencial por el Partido Acción Nacional (PAN), ratificó que no se ve fuera de este organismo político, pues se mostró segura de que ella será la nominada para competir en los comicios de 2018 y, en consecuencia, dejó entrever que no se registraría como independiente.

A la pregunta sobre cuál será su estrategia para contrarrestar la pre campaña del ex gobernador poblano, Rafael Moreno Valle, señaló que su táctica no es para contener la de su adversario, pues ella tiene una plataforma que ha generado desde hace dos años y que su nueva gira persigue dos objetivos: escuchar y servir.

–¿Si no fuera candidata por el PAN, buscaría su registro como independiente?


–Yo como les digo, la verdad, sin demérito de nadie, la panista soy yo. Es un decir, por supuesto, para explicar lo mucho que quiero a Acción Nacional.

Respondió que ella “no se ve fuera del PAN” y puntualizó que su partido “es muy distinto al PRI y a Morena”, pues en él se discute y que cuando “ha enfrentado bien” las mayores dificultades, ha sido por el análisis de la realidad de la nación.

En entrevista con los medios de comunicación locales, la ex primera dama del país insistió en que el blanquiazul es fuerte y que es importante que decida, ante los resultados electorales del Estado de México y de Coahuila.

Recalcó que el PAN debe ser claro y definir lo antes posible (a su candidato), para que otros no le ganen en tiempo “y respondamos a los tiempos de México, no a los personales”. Reafirmó que con una enorme diferencia de recursos, respecto de sus contrincantes, ni spots, puntea en las encuestas. “Siempre he dicho que son fotografías”.

En torno a la viabilidad de una alianza con el Partido de la Revolución Democrática (PRD) para 2018, apuntó que nunca ha “echado para atrás” a alguna y que ante la falta de la segunda vuelta electoral, “obliga a pensar en ella”.

Pero en su opinión lo importante es que haya claridad a los ciudadanos, pues lo que Acción Nacional necesita en este momento es verse a sí mismo, para poderse presentar hacia afuera con mucha fortaleza, “en el reto y en la gran encrucijada que tiene México”.

Zavala Gómez del Campo remarcó que su partido es “una gran fuerza electoral que tiene que presentarse con toda dignidad para lo que sigue”.

Tras su visita al municipio de Apizaco fue recibida en las instalaciones del Comité Directivo Estatal (CDE) panista por la estructura local, entre ella alcaldes y presidentas de comunidad, así como por militantes, el secretario general, Víctor Fernández; el coordinador de “Yo por México” en Tlaxcala,  Ángelo Gutiérrez, ex diputado local, y el diputado federal, Juan Corral Mier.

Adriana Dávila Fernández, senadora de la República y ex candidata al gobierno estatal, quien minutos antes refrendó su membrecía en las filas del albiceleste, señaló que las agresiones internas “nos están dividiendo” en el PAN y precisó que en lo personal ha evitado responder a este tipo de  ataques.

Refirió que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) ha demostrado “que no sabe gobernar” y que “el mejor sexenio” ha sido el de Felipe Calderón Hinojosa (esposo de Margarita Zavala). Acentuó que el cambio en México debe empezar por la familia.

Refrenda Dávila lealtad a Margarita Zavala

Mencionó que para las mujeres ha sido difícil acceder a espacios de poder, a pesar de que la política no es asunto de género sino de capacidad y experiencia. De esta forma, conminó a las mujeres panistas a solidarizarse con Margarita Zavala, no por pertenecer al género femenino, sino porque reúne esas dos cualidades.

“Para mí –enfatizó– no hay duda a quien tengo que apoyar… no hay duda de dónde está mi lealtad”. Luego, reiteró que el PAN merece llegar como una institución fuerte.