Los meses de Hidalgo

Los últimos cuatro meses que les resta a las actuales autoridades –diputados, comisionados de la Caiptlax y munícipes– por desgracia no serán utilizados para cerrar sus mandatos constitucionales con “broche de oro”.

Por el contrario, unos y otros se abocarán para tratar de tapar o cubrir las miserias que han generado durante los primeros 32 meses de sus administraciones, con el propósito de borrar cualquier prueba o indicio de sus tropelías.

Muestra de ello será que prácticamente la mayoría de los ayuntamientos incumple con su obligación de presentar sus estados financieros a revisión mensual y tampoco acatarán el derecho y obligación de proponer una Ley de Ingresos propia para el próximo año.


Pero cómo cumplir si están entretenidos en otras prioridades, alistando su salida, sobre todo preparando el camino hacia el desempleo y por ello no pierden la ilusión y la convicción de generar cualquier ingresos extra –ordinario y legal– para atender sus ambiciones personales.

En el mismo tenor y visión están algunos diputados, que ven en los asuntos pendientes que tienen por desahogar sólo signos de pesos, con la esperanza de que estén aderezados con muchos ceros, los más posibles, pero todos a la derecha de cualquier dígito.

Con esa óptica, si en los primeros dos años el proceso de fiscalización y dictaminación de cuentas públicas estuvo plagado de dudas, ahora sólo confirmaciones habrá de que las ilegalidades cometidas en la administración pública estatal, paraestatal, organismos autónomos y municipios, nada importa, sobre todo si el infractor tiene con qué convencer de su inocencia.

También la designación de los nuevos integrantes de la Caiptlax tendrá un aderezo pestilente –como ya ocurrió con el IET– de que nada importa las incapacidades de las personas, sino la afinidad con éstas y lo que ellos les reditue.

Y para colmo, la idea de designar, en la recta final de su mandato, a cinco nuevos magistrados es el colofón para no perder, al menos por algunos meses, la vida boyante y de despilfarro que han gozado desde aquel lejano mes de enero de 2011.




Leave a Reply

Your email address will not be published.