Localiza PGJE a menor reportada como extraviada

La Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) ubicó a la menor Katerinne N., de 14 años de edad, quien fue reportada como extraviada por su madre el pasado 29 de septiembre en el municipio de Tlaxcala; asimismo, la infante declaró que dejó su hogar por voluntad propia para visitar a unos familiares en el estado de Veracruz.

Los hechos fueron reportados la noche del 29 de septiembre del año en curso, cuando la madre de la menor de edad, Katerinne N., interpuso la denuncia correspondiente ante el agente del Ministerio Público por hechos probablemente constitutivos de delito, en virtud de que su hija de 14 años de edad salió de su domicilio ubicado la localidad de San Gabriel Cuauhtla, municipio de Tlaxcala, y hasta esa fecha desconocían su paradero.

Por lo anterior, elementos de la Policía de Investigación iniciaron de inmediato las pesquisas correspondientes, con la finalidad de ubicar a la agraviada; asimismo, la PGJE activó una pre Alerta Amber, en la cual se difundió la imagen de la menor en el interior de las corporaciones de seguridad y de salud en el estado, con la finalidad de coadyuvar con las pesquisas.


Posteriormente, los detectives fueron informados por la denunciante la tarde del 1 de octubre que logró establecer comunicación con su hija, la cual comentó que se encontraba en casa de familiares en el estado de Veracruz.

Más tarde, la noche de ese mismo día, la menor se presentó en compañía de su madre en las instalaciones de la PGJE, donde declaró ante el representante social que dejó su hogar para ir a visitar a unos parientes en el municipio de Córdoba, Veracruz.

Asimismo, manifestó que en ningún momento fue privada de su libertad, ya que su acción fue para evadir problemas familiares y escolares que sufre; motivo por el cual, el fiscal concluyó la investigación, ya que no existe delito que perseguir.

Por otra parte, elementos de la Policía de Investigación de la PGJE aprehendieron a Gilberto N., en el municipio de Apizaco, quien contaba con un mandamiento judicial por el delito de fraude específico, en virtud de que vendió una camioneta que no era de su propiedad por 300 mil pesos.

Lo anterior, ya que en septiembre de 2015, el agraviado y Gilberto N., quienes tenían una relación de amistad de varios años, celebraron un contrato de compra venta de una camioneta marca Mercedez Benz, tipo Sprinter, por la cantidad de 300 mil pesos.

En dicho convenio, el comprador realizó el pago en efectivo; sin embargo, el imputado solicitó un mes para entregar la camioneta, lo cual no cumplió en su oportunidad.