Liberación del precio de combustibles provocará cierres: GUEPT

La presidente de la asociación Gasolineros Unidos de los Estados de Puebla y Tlaxcala (GUEPT), Luz María Jiménez Almazán consideró que de aprobarse la propuesta del gobierno federal de adelantar para 2017 la liberación del precio de los combustibles, esta medida provocará el cierre de negocios y la pérdida de fuentes laborales.

La liberación de los precios de los combustibles se preveía hasta 2018

Argumentó que en México no se está preparado para iniciar la liberación de precios de los combustibles, previstas de manera original para 2018.

“La propuesta nos preocupa gravemente porque pone en riesgo las estaciones y las fuentes de empleo, no estamos listos para una liberación de precios total, ya que nos van a destrozar y el gobierno no va a renunciar a sus ingresos, vía impuestos, recordemos que el combustible representa el 55 por ciento de su precio total, entonces qué quiere decir, que no vamos a poder sacrificar tanto al nivel de salir perdiendo, tiene que ser negocio, entonces va a pasar o que quiebran, o que venden o que cierran, así de sencillo”, mencionó.


Señaló que cada estación de servicio genera entre 12 y 60 empleos, por lo que de manera global registran unas 12 mil fuentes laborales en las estaciones ubicadas en Puebla y Tlaxcala.

Indicó que la propuesta del gobierno federal afectaría a los empresarios y al consumidor, porque se reduciría la oferta, además de que consideró que las estaciones que estarían en riesgo de cerrar son las que se encuentran en poblaciones pequeñas o apartadas, de manera contraria a las que se encuentran en las ciudades, porque no tienen problemas de venta debido a la sobreoferta que tienen.

“Es preocupante, la reforma energética, con la cual se creó la Ley de Hidrocarburos, prevé diversos escenarios y todo tiene que ver con las condiciones del mercado, en virtud de que no hay una competencia real, no hay importadores todavía, no creemos que el escenario sea favorable para una liberación del precio total, porque lejos de abaratarse el combustible, se iría a la alza”, ahondó Jiménez Almazán.

“Si bien el gobierno pone una banda de máximo y mínimo en los precios, la realidad es que todo ha ido al alza hablando de los combustibles, entonces esa liberación es precipitada en una reforma energética que llegó muy tarde, porque las administraciones federales en turno no la hicieron y que hoy se tiene encima porque estamos padeciendo todos la falta de preparación para llevarla a cabo”.

Criticó la decisión de aumentar por tercer mes consecutivo el precio de los combustibles, pues se preveía que fuera hasta de diciembre, por ello consideró que el gobierno federal tiene “una enorme presión económica” ante el desplome en el valor del petróleo y la producción.

“Es una realidad que el gobierno ya no tiene ingresos petroleros, entonces hoy los ha sustituido con impuestos y la manera más fácil de equilibrarlo es con el aumento en el precio de las gasolinas”.