Las películas de la alternancia

Los mismos actores, distintos papeles

Poncho deja atrás su origen hacendado

Marinlao, hacendado que es criado como político


Como todos los años, la vida es un película, tiene sus estrenos, sus repeticiones, sus buenas y malas actuaciones, dice Sábila a Malinche y Xóchil, quienes no entienden que quiere decir la mujer más bella del tianguis, hasta que les llama la atención cuando se dan cuenta que la alternancia ha sido como una película, tiene  los mismos actores, sólo que en distintos papeles.

Más bien es como el cine, corrige Malinche, porque a pesar de que es una simple sala, cada año tiene sus propias producciones, sus estrenos. En Tlaxcala, por ejemplo, llevamos 14 años de alternancia, ya han tenido estrenos el PRD, el PAN y el PRI, aunque nadie puede negar que los otros partidos también producen…, por ejemplo, esa de Silvano.

La Xóchil considera que la vida misma es como un cine o el cine es como la vida misma, y a lo largo de estos 14 años de alternancia podemos decir que ha habido buenas y malas películas, por ejemplo, si hiciéramos un recuento de las cintas que hemos visto entre 1998 y 2014, ¿cuáles recordarían y por qué?

Malinche dice que de 1998 tiene en mente: “El dulce porvenir”, “Grandes esperanzas” y “Más allá de los sueños”; por ejemplo, “Grandes esperanzas” se trata de “el joven huérfano Poncho, quien deja atrás su origen hacendado gracias a un misterioso benefactor se convierte en proletariado. Moviéndose en la sociedad chilanga como un candidato, Poncho usa su nueva posición para seducir a la dirigencia del PRD. Sin embargo, la terrible verdad detrás de su gran fortuna tendrá consecuencias devastadoras para todo lo que ama”.

El descontrol por la buena fortuna

Un año después, vimos películas como: “Descontrol”, “El dilema” “Sueños rotos”, recuerda Xóchil. Esa de descontrol es una historia sobre un gobernador y sus amigos que están dispuestos a cualquier cosa para correrse un sexenio con buena fortuna. La oficina que comparten es el escenario principal en el que estos sujetos, atrapados en una crisis existencial e ideológica, reflexionan sobre sus vidas y el destino que les espera, lo que les vale porque tienen lo que aspiraron en su vida: poder y dinero.

Esa fue la precuela de otras películas, considera Sábila, quien tiene presente haber visto en 2000: “Gladiador”, “Snach” y “Réquiem por un sueño”. La de Snach se refiere a un rancherito que tiene que entregar un valioso ejemplar a su jefe, pero antes de hacerlo, se deja convencer por un tal Fabi para apostar todo en una candidatura. En realidad, se trata de una trampa para arrebatarle la senaduría, cuando Hilary se entera, se arma una que para que les digo.

El año 2001 fue de pura acción, destaca emocionada Malinche y enlista: “Rápidos y furiosos”, “La comunidad del anillo” y “Ocean Eleven”, esta última es de una carismática secretaria que en tan solo unos cuantos días planea realizar el mayor atraco de finanzas de la historia. Para ello formará un equipo de cinco personas, cada una de ellas la mejor en su campo. Finanzas, Oficialía Mayor, Contraloría…”

“El ocaso del samurái”, “Ciudad de dios” y “Días de entrenamiento” fueron de 2001, apunta Xóchil. En  la última todos los días se libra una guerra entre grupos, tribus, partidos, medios y “los que han jurado proteger a unos de los otros. Esta guerra tiene sus víctimas y sus verdugos, y una de sus figuras más importantes es un ex militante de la izquierda, cuyos discutibles métodos hacen difusa la línea entre la legalidad y la corrupción.”

2003 se convirtió en un anticipo de lo que vendría después con las secuelas, considera Sábila, ahí estuvieron: “La rebelión de las máquinas”, “El señor de los anillos” y “Daredevil”. La de “Daredevil” es la adaptación del legendario héroe de cómic –conocido como el güerito de rancho. El veterinario es ciego a causa de un residuo político, pero sus otros cuatro colaboradores están especialmente agudizados. De día representa a los oprimidos. Por la noche es… un ranchero enamorado.

La llamada guarida del cambio

“El hundimiento”, “La caída”, y “La vida que te espera” fueron las de 2004, asevera Malinche. Evoca que una noche de noviembre de 2004, un grupo de jóvenes mujeres es conducido a través del bosque por varios oficiales de la alianza; se encaminan a la llamada guarida del cambio. Todas son candidatas al gobierno del estado. Entre ellas se encuentra Hilaria. Poncho se ha recluido en su sistema de bunkers subterráneos bajo el subsuelo de Toltecapa. Ella duerme en su cuarto, hasta que la despiertan truenos lejanos de las mesas de casilla…”

La V de Vendeta, cuya máscara se ha convertido en símbolo de la protesta, fue lo esencial en 2005, afirma Xóchil, a lo que suma “Match Point” y “Sin City”. En Sin City, ciudad de policías corruptos y atractivas mujeres, unos buscan venganza, otros redención, o ambas cosas a la vez. Marv se propone vengar la muerte de su único amor. Dwight es un investigador privado con problemas que resolver. Hartigan, el único policía honrado de la ciudad, sigue la pista de una joven que está en manos del sádico hijo de un futuro aspirante a senador.

En 2006 estrenamos “Los Infiltrados”, “El Ilusionista” y “El jefe de todo esto”, recuerda la Sábila y hace memoria que: “Un hombre desea vender su empresa. El problema es que, cuando la fundó, se inventó un nombre ficticio, tras el cual poder ocultarse cuando tuviera que tomar medidas impopulares. Cuando los posibles compradores insisten en negociar cara a cara con el gobernador, el propietario se ve obligado a contratar a un actor fracasado para que interprete ese papel. De repente, el actor se da cuenta de que no es más que un títere envuelto en una trama que quizá ponga a prueba su catadura moral.”

“Sin lugar para los débiles o este no es un país para viejos”, nos dio 2007, rememora Malinche, a lo que agrega: “Transformers” y “Babel”. La de Transformers trata de dos razas de robots extraterrestres transformables (los villanos “prdecepticons” y los amistosos “pantobots”) llegan a la tierra del pan de maíz en busca de una misteriosa fuente de poder. En la guerra que estalla entre las dos razas, la mayor parte de la población toma partido por los “pantobots”.

2008 marca con “El caballero de la noche”, “Quien quiere ser millonario” y “Violines en el cielo”, pero la taquilla se lo lleva quien quiere ser millonario, afirma Xóchil: “Es la hora de la verdad. Ante un silencioso público, y de pie bajo los templetes. El chico de los bajos fondos se enfrenta a la pregunta final… y a la posibilidad de ganar nada menos que la gubernatura. La historia de Jamal es la de la Tlaxcala moderna.”

La de los pitufos grandes, o sea “Avatar”, “Malditos bastardos” y “La saga de Millenium” (Los hombres que no amaban a las mujeres, la chica que soñaba con una cerillo y un galón de gasolina, y la reina del palacio de las corrientes de aire) marcan el año 2009, según Sábila y de estas recuerda la primera: “En ella, Mikael es sentenciado por difamar a un importante empresario a través de su revista de actualidad política y económica, “Millenium”, que dirige junto a su compañera Erika Verger, aprovechando la situación, Henrik le propone escribir un libro sobre su imperio y su extensa familia. Mikael accede y descubrirá que nada es lo que parece en la aparentemente distinguida familia y que todavía se encuentran presentes los fantasmas de la vieja Tlaxcala como un estigma que corroe desde las propias entrañas.

En 2010, “Furia de titanes”, “Los mercenarios” y “Ladrones” fueron las mejores películas, según Malinche, aunque no deja de lado “El Origen”, “El regreso del planeta de los  simios” e “Inmortales”. En “Furia de Titanes”, la lucha definitiva por el poder enfrenta a los hombres contra los hombres. Pero la guerra entre los propios hombres podría destruir el mundo. Marinlao nacido como un hacendado pero criado como un político, no puede hacer nada para salvar a su familia de la derrota en 2004. Sin nada más que perder, Marinlao se ofrece para liderar una peligrosa misión destinada a derrotar a PAN antes de que pueda hacer de la tierra un infierno. Marinlao comienza un peligroso viaje a lo más profundo de los mundos prohibidos, al frente de un grupo de guerreros entre los que se encuentran Draco, un experimentado soldado que anima al rebelde Marinlao a aprovechar sus herencias. Luchando contra demonios desalmados y bestias terribles, sólo sobrevivirán si acepta su poder del PRI y desafía a su destino para forjarse el suyo propio.”

Solo porque el tiempo se ha agotado, pero no crean que las películas aquí terminan, nos faltan muchas secuelas de lo que se filma después de 12 años en que el PRD y el PAN se volvieron gobierno y patrocinaron desde la Coordinación de Radio, Televisión y Cinematografía el séptimo arte. Pero esa es otra historia.