Podría influir economía en decisión de las empresas para auditarse: Profepa

Podría influir economía en decisión de las empresas para auditarse, consideró Julio Alberto Ramos Tenorio, delegado de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa). Foto:Alejandro Ancona/La Jornada de Oriente

Julio Alberto Ramos Tenorio, delegado de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), consideró que una de las causas por las cuales las empresas no se someten voluntariamente al proceso de auditoría ambiental, podría ser la situación económica del país.

Con relación al año 2015, cuando asumió el cargo en Tlaxcala, apuntó que hay un crecimiento de aproximadamente 82 por ciento en la realización de este trámite, pero –subrayó– “tenemos que redoblar esfuerzos para tener más industrias y alcanzar la media nacional, de la cual ya estamos cerca”.

Refirió que son más de 70 las empresas que requirieron la auditoría y que varias han decidido sumarse antes de que la Procuraduría determine emprender alguna acción como parte de su trabajo ordinario de inspección y vigilancia.


“Se promociona la herramienta voluntaria a través de invitación directa a todas las que se encuentran ubicadas en el parte de Ciudad Industrial Xicohténcatl (CIX) I, así como en la del  II y III, y en los distintos corredores, “pues vamos creciendo”.

Atribuyó que la baja respuesta de empresarios para ingresar a este esquema “pudiera ser por la situación económica del país, hay algunas que dependen de sus exportaciones y han bajado producción, etcétera, no podría dar una causa especifica”.

Recordó que la auditoría ambiental no solamente se centra en cuestiones de sistemas de descargas, sino de energía, de recursos naturales y de residuos peligrosos, pues sus acciones deben ser integrales para que cubran todos los requisitos exigidos a nivel municipal, estatal y federal, “por eso es que no todas han podido invertir”.

Es un instrumento de política ambiental, cuya operación está encargada a través del Programa Nacional de Auditoría Ambiental (PNAA), para evaluar procesos de una industria respecto de la contaminación y el riesgo; el cumplimiento de la normatividad, de parámetros internacionales y de buenas prácticas de operación e ingeniería.

Las empresas clausuradas en CIX I presentaron propuesta

Por otra parte, refirió que continúan clausuradas cuatro empresas en CIX I, pero ya presentaron una propuesta técnica para corregir las omisiones, las cuales se analizan y si proceden, se levantará esa sanción, independientemente del proceso administrativo.

Pero otras cinco se han acercado a Profepa, sin tener procedimiento administrativo, para que sus plantas puedan cumplir con la Norma Oficial Mexicana (NOM) 01. “Hay respuesta, no como se quisiera”. Muchas tienen plantas tratadoras, sin embargo, necesitan modernizarlas, agregó el funcionario federal.