La SEPE y su cuota anual a la evaluación

La visión del presidente Enrique Peña Nieto de que los docentes están haciendo suya la reforma educativa implementada a partir de su administración, no parece incluir a los profesores de Tlaxcala, por lo menos en cuanto a la evaluación al desempeño que establece dicha norma.

Y una muestra de ello es que apenas 539 docentes de educación básica se inscribieron voluntariamente, hasta el cierre del periodo de registro el pasado 30 de mayo, a dicho ejercicio, de ahí que la SEPE haya tenido que implementar una “fase de invitación focalizada”, que concluirá el 5 de junio, para lograr reunir la meta de mil 300 profesores que le fue fijada por el INEE.

De inicio, la forma como fue difundida la reforma educativa entre el magisterio nacional y tlaxcalteca tuvo muchos obstáculos, pues hasta el mismo SNTE se opuso a algunos aspectos de la misma, aunque luego se convirtió en su promotor. Luego, los resultados de la evaluación al desempeño aplicada en 2015 vinieron a complicar más su aceptación por parte de los docentes.


Se dijo que no era punitiva, sin embargo, hasta la fecha siguen sin resolverse los casos de cientos de profesores que no aprobaron la evaluación o que no la presentaron, por lo que les fue retirada su plaza. La presión del magisterio disidente obligó a las autoridades federales a conceder que las aplicaciones de 2016 y 2017 fueran voluntarias.

En el caso de Tlaxcala, en 2015 la participación fue de mil 200 profesores de educación básica; en 2016, de alrededor de 500; y para este año había un registro de 539.

La SEPE busca convencer a los docentes para que se evalúen en su desempeño con que accederán a estímulos del 35 por ciento de su salario. Tanto las autoridades del sector como los líderes sindicales aseguran que el magisterio tlaxcalteca está acostumbrado a ser evaluado. Deberán pensar en otras estrategias de convencimiento o acostumbrarse a una cuota anual de 500 docentes para la evaluación al desempeño.