La pesadilla de Meade: AMLO

AMLO ha lanzado el señuelo y los demás han caído en la red, una vez más el líder de Morena les ha ganado la partida. A menos de una semana del “inicio formal” de la campaña por la Presidencia de la República, hay un claro puntero, un segundo lugar luchando por mantener su ritmo de crecimiento que se vio afectado por el embate faccioso de la PGR y un tercer lugar con tendencia a la baja.

En el ambiente político, social, académico, empresarial, columnistas y analistas del régimen existe la percepción que es muy probable que Andresmanuelovich gane la elección presidencial. En ese sentido, también muchos analistas, asesores y candidatos han sostenido que un punto central que pudiera modificar la lucha por la Presidencia serán los tres debates que el INE está organizando, éstos ven ahí la posibilidad de bajar al puntero, pegarle con todo para de ahí subirse a la competencia por los electores. En ese contexto se puede entender la estrategia de las últimas semanas de AMLO, que ha consistido en poner en el debate público y mediático ahora y antes de los debates formales los temas más álgidos y candentes de su propuesta de campaña y de gobierno, en particular, echar marcha atrás a las reformas energética, educativa, la construcción del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México, así como la estrategia contra la inseguridad y la violencia, y el tema central de poner un freno a la corrupción. Como era de esperarse, los opositores a AMLO se le han venido encima para tratar de corregirle la plana al tabasqueño, han mordido el anzuelo  y en su ingenuidad no han hecho más que ir quemando sus cartas fuertes, llegarán al debate sin fuerza porque ahora están quemando sus naves, pero no es todo, en su afán de revertirle sus planteamientos están dando información sustantiva para que el puntero se prepare contra los embates en el debate, qué más pueden decir que no estén diciendo ahora.

En el caso del nuevo aeropuerto, el tabasqueño ya logró que el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) esté dispuesto a conformar una mesa técnica para analizar la viabilidad de continuar con la obra más importante del sexenio de Peña Nieto, que incluiría la ubicación, construcción y la revisión de contratos, cuyo efecto es muy favorable para el tabasqueño en varios frentes, primero porque de entrada los empresarios están conscientes de que es posible que AMLO gane la elección presidencial –nadie se sienta a negociar con quien consideran que va a perder–; en segundo, porque desplaza al gobierno actual como interlocutor; tercero porque la simple conformación de la mesa técnica permitirá al tabasqueño flexibilizar su postura sobre la cancelación del proyecto. Ahora podrá decir que a partir de escuchar a las partes se mantendrá la obra, eso sí, revisando que no haya prácticas de corrupción y, en cuarto lugar, por demás significativo logró que a José Antonio Meade le den pesadillas y que incluso éste haya expresado que la construcción del nuevo aeropuerto, no es cuestión de debate, es decir, cayó redondito. Por otra parte, logró que Ricardo Anaya refutara al CCE, al afirmar que éste no tiene facultades para echar atrás el nuevo aeropuerto. En efecto, Anaya se empezó a pelear con los hombres del dinero, por si fuera poco la frase que cancelar el nuevo aeropuerto es un “disparate” de AMLO, es una simpleza comparada con el distanciamiento que está haciendo con los grandes inversionistas de México, también cayó redondito.


Ambos candidatos, en su afán de revertir las tendencias, están bailando al son que les pone el tabasqueño; de hecho, Peña Nieto no ha resistido la tentación, éste está en plena campaña y con sus desplantes, no sólo ha evidenciado su interés de que gane su alfil, sino que con sus expresiones discursivas ataja el planteamiento de que ya hay un acuerdo entre la cúpula del PRI y Morena, este no existe y Peña lo confirma. La estrategia de AMLO también provocó la resurrección de los muertos, así José Antonio Meade además de tener pesadillas, ha invocado recientemente a Luis Donaldo Colosio, según el candidato ciudadano, él representa “los ideales y crecimiento” propuesto por el fallido candidato presidencial, cuyas propuestas son de hace tres décadas. Ese hecho da al traste con la idea de futuro y echa para atrás la crítica sobre AMLO de que es un político de la vieja guardia, visto de prisa José Antonio Meade estaría también promoviendo la supuesta vieja guardia, ¿o no? Basta ver la lista de pluris.

De hecho, la pesadilla de Meade es: AMLO y en la desesperación de las noches se le ocurrió pedir ayuda al extranjero, las visitas a la OEA lo ha colocado en el supuesto de que éstos buscan la intervención extranjera en el proceso electoral, su sola presencia en Washington entierra el discurso bélico de que el tabasqueño responde a intereses rusos o venezolanos. Los que están pidiendo intervención son los del PRI y lamentablemente los de Por México al Frente. Sobra decir que la pesadilla se acentúa cuando millones de mexicanos vieron o reprodujeron la entrevista de AMLO en Milenio y sólo unos cuantos se enteraron, vieron o reprodujeron la entrevista de Meade con Adela Micha en El Financiero. ¿Usted diga, sino también tendría pesadillas? Ver para creer.