La defensa del voto

El pasado viernes 30 de marzo, opacadas por el Viernes Santo, iniciaron las campañas de proselitismo de los candidatos a la Presidencia de la República, a senadores y a diputados federales.

Pero una vez pasadas estas fechas, el lunes salieron a realizar declaraciones a los medios de comunicación diferentes organizaciones con el fin de anunciar la defensa del voto a favor del candidato presidencial de la coalición Juntos Haremos Historia, el tabasqueño Andrés Manuel López Obrador.

En términos coloquiales se dice que siempre hay que estar con el ganador y varias organizaciones campesinas, así como la denominada Matlalcuéyetl, que lidera el ex gobernador Alfonso Sánchez Anaya, se apuntaron de inmediato para defender los votos que obtenga AMLO en la jornada electoral del próximo 1 de julio.


Esta disposición cómo se puede interpretar, como una acción de democracia genuina o de oportunismo político. Habría que recordar que ASA fue militante de Morena y junto con su esposa María del Carmen Ramírez García dejó las filas de este instituto político por diferencias con AMLO. Ahora regresa a brindar su apoyo.

Al interior de Morena, desde hace ya varios meses, se ha dictado línea para cuidar hasta el más mínimo detalle en lo que tiene que ver con los representantes de casilla para la jornada electoral del 1 de julio.

A Morena le importa sobremanera tener un control de los representantes de casilla para lo que es la contienda presidencial, así que se arma una estructura alterna a la que puedan integrar los candidatos a senadores y diputados federales en lo que tiene que ver a las personas que estarán pendientes en las mesas receptoras del voto el primer domingo de julio.

Por ejemplo, la gente de AMLO solicita datos muy puntuales para avalar a los representantes de casilla, mientras los demás candidatos lo que les interesa es tener gente que quiera apoyarlos sin conocer siquiera de quiénes se trata.