El Consucc demanda a Sefoa agilizar la verificación de daños en cultivos

A casi tres meses de reportar los daños causados por sequía en el ejido de San Lucas Tecopilco, a la fecha ninguna dependencia del ramo ha realizado una verificación, afirmó José Andrés Juárez Arroyo, dirigente estatal del Consejo Nacional de Sociedades y Unidades de Campesinos y Colonos (Consucc), quien pidió acelerar esta labor para indemnizar a productores.

En rueda de prensa convocada por el Congreso Agrario Permanente (CAP), confederación a la cual pertenece, expuso que existe un reporte de fecha 29 de mayo de 2018, el cual sustenta su demanda de atención.

Apuntó que la comisaría ejidal de ese lugar requirió el apoyo de la Secretaría de Fomento Agropecuario (Sefoa) porque hay afectaciones en alrededor de mil 200 hectáreas de maíz y 300 de trigo, pero no precisó el número de agricultores perjudicados.


“Hago un llamado para que se agilice esta revisión porque el comisariado de Tecopilco refiere que no se ha presentado nadie” en esta zona dañada por dos sequías severas.

Dijo que tiene conocimiento de que ya han sido verificadas algunas superficies de la región oriente, particularmente el municipio de Huamantla. Consideró que las instituciones aumenten al personal destinado para este trabajo, a fin de atender con prontitud todas las solicitudes al respecto.

Insistió en dar celeridad a la revisión no solamente en el área perteneciente a Tecopilco, sino en todo el estado donde los efectos climatológicos impactaron negativamente.

El dirigente estatal de la Consucc expuso que los ejidatarios de San Lucas Tecopilco todavía no han realizado una valoración de las pérdidas económicas que registrarán por falta de humedad en este ciclo agrícola.

Sin embargo, retomó la declaración reciente del titular de la Sefoa, José Luis Ramírez Conde, en el sentido de que a la fecha han sido reportadas más de 60 mil hectáreas.

“Es lamentable porque muchas veces llegan a hacer una revisión”, pero no se toma en cuenta “lo que se está echando a perder”, agregó.

Mencionó que el campesino realiza una inversión de al menos nueve mil pesos por hectárea de maíz, desde la preparación de la tierra, la compra de semilla y fertilizante, entre otros insumos, así como para cumplir con todas las fases de siembra. Abundó que en el caso del trigo el gasto es de alrededor de seis mil 500 pesos. Juárez Arroyo comentó que algunos campesinos logran ahorrar un poco o salen de su entorno, para buscar empleo en oficios diferentes, a efecto de conseguir un ingreso extra para el hogar.