La Alerta de Género

¿Qué es la Alerta de Género? Según la Ley de Acceso a las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, en su artículo 22, estos dos términos son un conjunto de acciones gubernamentales de emergencia para enfrentar y erradicar la violencia feminicida en un territorio determinado, ya sea ejercida por individuos o por la comunidad. Para el caso de la Ley que Garantiza el Acceso a la Mujer a una Vida Libre de Violencia en el Estado de Tlaxcala, en su artículo 44, menciona que la Alerta de Género se entiende como la declaratoria que emite la autoridad federal competente, en un municipio o zona determinada, en donde las condiciones de violencia contra las mujeres pongan en riesgo a las mujeres del lugar.

Por lo que la Alerta de Género es un mecanismo de coordinación interinstitucional contemplado en la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, así como en cada una de las leyes homologadas en las entidades federativas, la cual debe ponerse en marcha en los casos de violencia feminicida y/o en donde las condiciones de la violencia pongan en riesgo a las mujeres.

Los estados donde por las condiciones de violencia sistémica que sufren las mujeres se han solicitado la alerta de género son: Oaxaca, Guanajuato, Estado de México, Nuevo León e Hidalgo; sin embargo, a pesar de los datos y pruebas contundentes de la violencia que sufren las mujeres en dichos estados, a la fecha las Alertas de Género han resultado improcedentes según las autoridades estatales y federales, ya que dan por hecho que con sus “acciones gubernamentales están dando respuesta a los problemas que sufren las mujeres, como es la violencia que las lleva al feminicidio”.


Un caso paradigmático ha sido la Alerta de Género solicitada y negada para el Estado de México; entidad que es identificada por los altos índices de violencia hacia las mujeres y los feminicidios registrados por el Observatorio Nacional de Feminicidio. Es preocupante e indignante leer en los medios nacionales como el actual gobernador del Estado de México  declara que “es improcedente que no existen las condiciones para estar pensando en una Alerta de Género, sin embargo, ocupado en su bienestar, el gobierno emprenderá 10 acciones a favor de la salud, integridad y desarrollo de las mujeres”.

Habría que preguntarse ¿cuál es el fundamento que tiene este gobernador para justificar que esas 10 acciones que emprenderá son las que se requieren en el Estado de México para frenar la grave violencia que se comete hacia las mujeres?

Si justamente la Alerta de Género tiene como objetivo fundamental garantizar la seguridad de las mujeres, a través de acciones establecidas en el artículo 23 de la Ley General, entre los cuales en sus fracciones I, III y V menciona: establecerá un grupo interinstitucional y multidisciplinario con perspectiva de género que dé seguimiento; elaborará un reporte especial sobre la zona y el comportamiento de los indicadores de la violencia hacia las mujeres; hacer de conocimiento público (….) la zona territorial que abarcará las medidas a implementar, entre otras; y hasta el momento no se cuentan con las acciones necesarias para determinar cuáles serán las acciones urgentes y precisas que se trabajan en forma coordinada entre la Federación, el estado y sus municipios en cuanto a las medidas preventivas, de atención y correctivas con el objetivo de erradicar la violencia que viven las mujeres en el Estado de México.

Para el caso particular del estado de Tlaxcala y de acuerdo con el estudio 2008 “Trata de mujeres en Tlaxcala”, la Dra. Olamendi menciona que “dada la extrema gravedad que se vive en el estado, con respecto a la explotación sexual de mujeres, sancionada como trata de personas o lenocinio, así como la necesidad de atender a quienes son víctimas de estas conductas, es recomendable que pueda declararse la Alerta de Género en los municipios señalados por la víctimas, los servidores públicos y la ciudadanía, como los lugares donde se llevan a cabo estos actos ilícitos.” (Olamendi; 2008: 135)

A pesar de dicho estudio pagado y validado por el gobierno del estado, por los datos arrojados en la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares 2003. 2006 y 2011, y las 158 denuncias por el delito de trata en dos años, a la fecha en Tlaxcala ni el Instituto Estatal de las Mujeres ni el Ejecutivo han solicitado la aplicación de la Alerta de Género.

Esto muestra que en nuestro país y en sus entidades federativas los gobiernos continúan argumentando que las violaciones graves a los derechos humanos de las mujeres no son un problema prioritario para la mayoría de los estados, quienes lejos de atenderlo de manera inmediata y buscar establecer acciones urgentes de prevención de la violencia contra las mujeres y niñas, prefieren proteger los intereses políticos de sus gobernantes.




Leave a Reply

Your email address will not be published.