Juan reafirma vocación de auxiliar a la gente

José Juan Velázquez le da un valor incuantificable a las muestras de agradecimiento de la sociedad. “Con tan solo un abrazo, con un gracias o con bendiciones” se da por servido
José Juan Velázquez le da un valor incuantificable a las muestras de agradecimiento de la sociedad. “Con tan solo un abrazo, con un gracias o con bendiciones” se da por servido

Hace tres lustros, José Juan Velázquez Reséndiz se incorporó a la ahora denominada Coordinación Estatal de Protección Civil (CEPC), pero al paso del tiempo esta labor ha dejado de ser para él un trabajo burocrático, pues ahora también es voluntario de atención de emergencias.

Satisfecho por su labor de carácter social, reafirma su vocación.

En desastres naturales, como inundaciones; en incendios y explosiones, ahí está José Juan y pone a disposición su experiencia adquirida. Actualmente es coordinador de zona de la CEPC.


“Estoy en esta institución desde que inició funciones en el estado, en el periodo del gobernador Alfonso Sánchez  Anaya, cuando realmente Protección Civil empezó a desempeñar funciones como dependencia administrativa”, comenta.

Enfatiza que ya son casi 15 años de servicio. “Ya he tenido grandes experiencias, desde la creación de la ley y del reglamento para que se apliquen en Tlaxcala en materia de seguridad y protección a la sociedad”.

Este elemento de la CEPC afirma que el estado ha tenido “grandes” avances en el tema y sostiene que el organismo se ha preocupado por brindar capacitación al personal.

José Juan ha recibido formación especializada a lo largo de su trayectoria en esta área por parte del gobierno del estado y del Sistema Nacional de Protección Civil (Sinaproc).

Es servidor público desde hace 23 años, de los cuales 15 los ha desempeñado en esta institución. Es parte del personal fundador.

“Me ha dado mucha satisfacción trabajar dentro de esta dependencia… estoy también como voluntario en atención de emergencias y para la evaluación de daños por contingencias que se presenten. Eso me ha motivado mucho”.

Reconoce el interés de quienes han dirigido Protección Civil, pues “han hecho que el instituto crezca”.

Y si bien observa un avance, también advierte que falta “mucho fomento a la cultura de protección civil”.

“Que la ciudadanía colabore, las industrias y las empresas que también participen, que recuerden que protección civil es de todos; es una cultura de autoprotección, en dado momento de situación de emergencia, en el hogar, en el camino a su trabajo y dentro de éste, donde se encuentre uno”, afirma.

José Juan está capacitado para actuar en caso de amenazas de bomba. También es responsable de la brigada interinstitucional para verificar empresas de alto riesgo.

“Puedo recordar la explosión en una planta química en Ciudad Industrial Xicohténcatl y las explosiones que ha habido en los polvorines de Sanctórum, Españita y Xaloztoc y en otros lugares”.

Pero también rememora su participación para auxiliar a la población en las inundaciones de 2000 y 2001, cuando Tlaxcala registró tres días de afectaciones. Lo mismo que en  granizadas atípicas, como la de mayo de hace dos años.

Explica que la entidad tlaxcalteca se ubica en la región sísmica B, de 6.5 grados, lo que pudiera representar afectación a esta zona. Aunque dice que debido a la topografía, “está rodeada de cerros y podría llegar menos el impacto”.

José Juan realiza recorridos en el territorio ante posibles siniestros; evalúa daños, los requerimientos y la distribución de apoyos.

“Lo más impactante son los incendios, cuando vemos decesos de personas o por las explosiones de polvorines”, externa este hombre que pone en riesgo su vida en situaciones de emergencia.

“Cuando llegamos a un incidente en ocasiones vemos aún con vida a la persona, pero desafortunadamente por el tipo de lesiones a veces ya no se puede hacer nada”, lamenta.

José Juan ratifica: “estamos preparados para prestar el auxilio, pero también para apoyar al personal competente para ese tipo de emergencias“.

Resalta que Protección Civil coordina todas las acciones de las diferentes dependencias en contingencias.

Recuerda el sismo de 1985. “Estábamos más jóvenes. Fue muy impactante. Tengo familiares en la ciudad de México y fue la desesperación de ver cómo estaba la situación, mucha gente no sabía ni qué hacer”.

Ya conocedor del tema, subraya que a partir de entonces surgieron muchos grupos de apoyo que a la fecha continúan en operaciones.

“Ese efecto del 85 fue muy lamentable, muy fuerte y creo que impactó a todo el mundo”, apunta.

José Juan señala que hay quienes consideran su labor en la Coordinación Estatal de Protección Civil como un trabajo con un horario, “pero a través del tiempo la capacitación y todo lo que nos han dado, los conocimientos de ver y apoyar a la sociedad en caso de desastre, ver los recursos, las evaluaciones y trasladar a la gente, creo que a otros nos llena de una satisfacción que no hay forma de explicar”.

El voluntario para asistir en situaciones de emergencia se queda con las muestras de agradecimiento de la sociedad. “Con tan solo un abrazo, con un gracias o con bendiciones. Es muy gratificante. Se aprende mucho en esto”.

José Juan exhorta a la población a participar en las actividades de protección civil, desde la trinchera en que se encuentre; que apoye a grupos voluntarios y que se autoproteja.




Leave a Reply

Your email address will not be published.