Jóvenes en Acción 2018

El viernes de la semana pasada, el maestro Carlos Ramos, especialista en asuntos culturales de la embajada de Estados Unidos en México, visitó el municipio de Tlaxcala para compartir la convocatoria “Jóvenes en Acción 2018” y promover la participación de las y los jóvenes del primer al cuarto semestre de bachillerato. Esta convocatoria es impulsada por el gobierno de México, a través de la Secretaría de Educación Pública federal, y el gobierno de los Estados Unidos de América, a través de su representación diplomática en nuestro país.

Cuando se articulan los esfuerzos entre la ciudadanía, las familias, los gobiernos y las y los docentes, pueden detonarse puntos de encuentro importantes para brindar mejores posibilidades y ampliar el horizonte de las personas jóvenes. Nuestra tierra merece y debe ser reconocida por la grandeza de sus mujeres y hombres, por lo que este tipo de convocatorias pone el reflector en el talento y compromiso social de nuestra juventud.

También sienta un referente para motivar a niñas, niños y adolescentes a poner empeño en sus estudios y en el aprendizaje del idioma inglés; así como a involucrarse en el desarrollo de sus entornos próximos, pues la convocatoria está dirigida a jóvenes que “demuestren liderazgo, compromiso social y participación en actividades comunitarias y extracurriculares”.


El ayuntamiento de Tlaxcala ha sido sede, por segundo año consecutivo, de la presentación de “Jóvenes en Acción”, con una importante participación de jóvenes estudiantes, madres y padres de familia y, por supuesto, maestras y maestros. Confiemos que Tlaxcala tenga una participación plena en la edición 2018.

Este espacio sirva también para agradecer a la embajada de Estados Unidos en México por la invitación que nos fue extendida para reunirnos con la ministra consejera para la Diplomacia Pública, Susan Elbow y una nutrida comunidad de ex becarios del Departamento de Estado de los Estados Unidos. Dicho encuentro abre grandes posibilidades para articular más acciones, pero también permite hermanar a nuestros pueblos en una relación más cálida, más humana y gentil, de respeto y aprendizaje mutuos. Gracias por la confianza, seguiremos construyendo puentes.