Joel Molina pide a morenistas paciencia, prudencia y confianza de cara a su nueva realidad

El coordinador estatal de Morena, Joel Molina Ramírez confiesa que ni ellos mismos esperaban el nivel de votación a su favor ni los triunfos alcanzados en los pasados comicios en Tlaxcala. Foto:Alejandro Ancona/La Jornada de Oriente

El líder estatal del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Joel Molina Ramírez pide a sus huestes paciencia, prudencia y confianza de cara a su nueva realidad, en la que serán la primera fuerza política nacional, con la titularidad del Ejecutivo federal a través de Andrés Manuel López Obrador, la mayoría en el Poder Legislativo federal y mayoría calificada en el Congreso de Tlaxcala.

Pero también les demanda a sus futuros congresistas como senadores, diputados federales y legisladores locales erradicar la soberbia en su actuar y proceder, así como “no perder el piso ni marearse con el poder”, porque advirtió que quien actúe de esta manera “se irán del partido, porque aquí no sirven ese tipo de personas”. Descarta, de paso, acciones de “agandalle” legislativo en contra de las minorías.

A una semana de la jornada electiva del 1 de julio, Molina Ramírez charla con La Jornada de Oriente y confiesa que ni ellos mismos esperaban el nivel de votación a su favor ni los triunfos alcanzados en los pasados comicios.


Ello porque Morena se alzó como la principal fuerza electoral de Tlaxcala, al ganar, juntos con los partidos del Trabajo (PT) y Encuentro Social (PES), carro completo en la elección federal, con las dos senadurías a través de Ana Lilia Rivera y José Antonio Álvarez Lima, así como las tres diputaciones federales con José de la Luz Sosa Salinas, Rubén Terán Águila y Lorena Cuéllar Cisneros, en los distritos 01, 02 y 03, respectivamente, así como  17 diputaciones locales, 14 de mayoría y tres plurinominales.

“Fue una fiesta cívica y una jornada electoral que ni siquiera nosotros como responsables en la dirigencia pensamos que hubiese la reacción social que vimos, se rebasaron para nosotros las expectativas que teníamos contempladas, realmente fue una sorpresa no solo para nosotros, sino para la sociedad en general. Efectivamente, la cantidad de votos que no esperábamos llegaron a Morena, nos da la posibilidad de tener hasta 17 diputados para integrarse a partir de septiembre, lo valoramos como una gran responsabilidad en el partido”, visualiza.

Pero esta reacción y condición de respaldo generalizado, dice, les genera también un gran temor, “porque la gente confía en nosotros y si nosotros les fallamos, nos van a dar la vuelta, nos van a decir, para eso querían estar y les dimos la confianza, le dijeron a Mariano (González), por eso votamos por ti, queríamos un cambio y estamos en la misma, con soberbia, prepotencia, altanería, esas condiciones no quedan aquí… qué cara tendríamos para pedir su apoyo”.

Con ese pendiente, revela que desde la semana pasada se reunió con sus próximos representantes populares, cónclaves que se repetirán esta semana, en la Ciudad de México, con quienes buscarán cerrar filas y prepararlos de cara a su función, ya que tiene claro que cuando designaron a sus abanderados “nos dimos cuenta que no teníamos los mejores cuadros, con experiencia y conocimiento en la política, pero sí tenían mucho entusiasmo… lo cierto es que no teníamos la cantera de valores y de políticos en el partido, entonces de lo que tuvimos es de lo que se echó mano”.

–Atendiendo aquello de que agarraron candidatos de lo que tenían, ¿cómo hacerle para que sus diputados electos no se conviertan en un lastre y atiendan los designios de Morena?

– Es cierto, esa experiencia la hemos tenido con algunos partidos de los cuales omito el nombre, porque cuando se llega al triunfo o al poder, se ven los intereses personales, de grupo o de partido, y eso los ha llevado a las consecuencias que ahora tuvieron el 1 de julio. Por eso, nosotros haremos el esfuerzo y estaremos muy pendientes de que los legisladores no pierdan el piso, porque efectivamente la condición humana está expuesta a que tengamos resbalones y mareos, pero deberemos estar en comunicación permanente y observancia para darle seguimiento a su actitud… si hubiese conductas denigrantes, se van del partido, no tienen nada que hacer aquí, diputados, legisladores, senadores que lleguen a serlo, no tenemos nada que hacer cuando nos gane la soberbia, la prepotencia, la irresponsabilidad, esa será la conducta preestablecida… trataremos de que no vayamos a fallar, y quien lo haga, está condenado que hasta ahí llegue, porque podrá disfrutar de los tres años (que dura su encargo), pero quién sabe más adelante, sostiene.

–Pero en campaña, Morena se hizo de todo, entre su militancia, con personajes de pasado distinto, ¿cómo hacer frente a ese lastre?

–Efectivamente, cuando vieron la avalancha o tsunami de que Morena se convertía en una real opción de triunfo, llegó mucha gente, pero la bondad que tenemos en Tlaxcala es que nos conocemos y vemos de primera vista que algunos lo hicieron de manera sana y espontánea, con el ánimo de sumar y de trabajar, pero otros los descubrimos, llegaron pensando que estaban en otros lugares, incluso varios de ellos me preguntaron qué se les ofrecía a cambio de sus cientos o miles que representan, me decían también que para movilizar necesitaban recursos y despensas para hacerlo, también me dijeron que si no había un compromiso, ellos detenían a sus afiliados o agremiados, pero eso de verdad es risible. En Morena no hay dinero ni compromisos de grupo o personas… así que les pedimos dos requisitos para quedarse: no a las simulaciones ni a la grilla.

“Descubrimos que llegó gente a Morena en la búsqueda de un beneficio político, económico o laboral de conveniencia personal, pero a ellos les dije que no sirven, se equivocaron de partido y aunque a todos les abrimos las puertas, les hemos pedido que actúen en congruencia con lo que nos dice López Obrador”, apunta.

Ante tal situación, Molina Ramírez no se anda por las nubes y les deja en claro a sus futuros legisladores que quien actúe de manera distinta y contraria al ideario de Morena, pueden olvidarse del partido.

“No va a ser fácil, pero quien pretenda irse por la libre o pensar que va a ser un representante popular o funcionario como los que ahora tenemos, está mal… pensar en lo que tradicionalmente se están haciendo en los poderes, con eso de los moches, la simulación, la voracidad, las líneas del Ejecutivo federal y estatal para que salgan iniciativas a conveniencia, no es posible ya, solo hay que cumplir con la ley y la legalidad, además con la voluntad ciudadana”, advierte.

–Pero no solo de buenas intenciones se dan resultados, ¿cómo hacer para cumplir con todas esas promesas que hicieron en campaña?

–Nuestro estado depende de las participaciones que llegan de la Federación y en el equipo de Morena estamos conscientes que poderle responder a la sociedad ante tantas demandas que tiene, sería utópico, sería utópico pensar que vamos a salir como Santa Claus para resolver los problemas.

–Pero las promesas que hizo Andrés Manuel las tendrán que resolver sus funcionarios, como puedan, en ese sentido ¿cuál es mensaje que daría a la ciudadanía, espérense que vamos lentos o vámonos de prisa?

–En efecto, ya desde el siguiente día de que tuvimos conocimiento de la mayoría a nuestro favor, empezó a desfilar la gente, a preguntarme que si ya me dejaban documentos; yo les pedí que, bueno, todavía no toma posesión el presidente López Obrador, y me dicen entonces qué sigue, pues la verdad es que respondo que ni yo sé, tampoco sé lo que sigue, me dicen y cuestionan que a dónde van a estar, pues tampoco sé.

“Yo les pido prudencia, paciencia y confianza, porque López Obrador toma posesión el 1 de diciembre, por favor si ya nos aguantamos años en este sufrimiento que a todos nos agobiaba y nos fuimos a desquitar el 1 de julio, de favor les pido que hagamos causa común en este sentido y ayudemos al presidente de México y nos ayudemos nosotros mismos teniendo eso: paciencia, prudencia y confianza. No nos va a fallar el presidente, él va a cumplir y es un hombre probo”, apunta.

En el caso de los diputados locales electos, Molina Ramírez asegura que su propuesta de programa legislativo será realista, “no vamos a plasmar ocurrencias”, pero priorizarán el regreso del voto a los presidentes de comunidad en los cabildos y abrogar el cobro del impuesto por alumbrado público, entre otros temas.

–¿Cómo será la relación con el gobierno del estado, sobre todo por esa mayoría que tendrán en el Legislativo?

–A nosotros nos queda muy claro que las contiendas electorales son eso, para competir en la búsqueda de triunfos y del poder mismo, pero pasando éstos, interpretamos que quienes ganan no solo representan a quienes los eligieron, sino que lo hacen por el pueblo en general. No interpretamos que el gobierno del estado es enemigo o adversario porque es de otro color o partido, en Morena queremos iniciar con el verdadero cambio en donde no veamos diferencias. Por tal razón, actuaremos desde el Poder Legislativo con la misma responsabilidad y no porque seamos mayoría, agandallemos a los demás compañeros. La mayoría de legisladores serán mujeres, pero tengo confianza de que ellas tendrán esta misma visión, que van a representar a la sociedad… debemos trabajar en el mismo sentido a favor y beneficio de los tlaxcaltecas… sin sectarismos ni revanchismos, esa va a ser nuestra actitud y esa es la recomendación que hacemos a nuestros legisladores electos, que el ejercicio de la función no puede estar entre sectarismos y revanchismos, esa será nuestra actitud, y espero que eso se entienda, porque la gente quiere que se resuelvan sus problemas que están hasta el gorro de lo que han venido sufriendo… esa es la recomendación que se les hace”, concluye