Jodorowsky sí tiene la culpa

Sí, él sí tiene la culpa de que el culto a su persona haya pasado de un nivel, digamos “normal”, al del fanatismo. Él sólo lo ha hecho, claro ayudado por los artistas y gente de los medios que deslumbra con su genio. Genio que muchos han querido ningunear o sepultar bajo pretextos sosos y que se sostienen apenas con alfileres. Como esa crítica mal intencionada que le hicieran en España, donde le echaban en cara la mala relación que llevara con su hermana y sus padres para demostrar que su psicomagia no sirve. 

Pero Jodorowsky, antes de sus libros de superación personal escritos en clave místico–artística, antes de eso fue un hombre de teatro, un cineasta, un guionista y en todo imprimió su sello personal, que era el de la locura, el de la revisión de los grandes relatos esotéricos (el eneagrama, el tarot, la alquimia, la brujería), el de la búsqueda de los mitos cristianos, todo mezclado con la ciencia ficción y las nuevas tecnologías.

El que ahora lee sus libros, donde sale siempre con su cabello y barba canas, enfundado en su traje negro, pensará que es el viejo alquimista que tan sólo con ser ungido con sus manos estará salvo; pero no sabrá lo que aportó a la escena teatral mexicana y a la mundial. Nadie más se había atrevido a montar a Beckett o a Ionesco en México, ni el mismo Juan José Gurrola y mucho menos a reunir a artistas como Lidia Carrillo, Vicente Rojo, Felguerez, Gironella, Rolan Topor, Seki Sano en un México convulso que sólo esperaba un revolvente para estallar.


En el cine pasó lo mismo. Nadie a su llegada había reunido en un mismo plató a esos raros del cine nacional como lo eran Rafael Corkidi o Juan López Moctezuma. Ambos tuvieron finales funestos cuando Jodorowsky huyó rumbo a Estados Unidos y luego a Europa. Corkidi quedó en el olvido y Moctezuma en la locura.

Sí, Jodorowsky ha tenido la culpa de ese culto a su personalidad y que sus aportaciones a la historieta, al cine, a la literatura y al teatro hayan sido opacadas por sus seis tuits de gran gurú.




Leave a Reply

Your email address will not be published.