Investiga PGJE muerte de joven reportado como no localizado en la entidad

La Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) abrió diferentes líneas de investigación, a fin de conocer las causas que le provocaron la muerte a un joven de 21 años de edad, que se encontraba como no localizado desde el 5 de abril del año en curso, y cuyo cuerpo fue encontrado en el interior del río Atoyac, a la altura del municipio de Apizaco.

El agente del Ministerio Público tuvo conocimiento, a través del Servicio de Emergencias 066, a las 19 horas del pasado 11 de abril, sobre la existencia de un cuerpo sin vida en el interior del río Atoyac, específicamente a un costado de la carretera Tlaxco–Apizaco, a la altura de esta última demarcación.

Acto seguido, el fiscal asociado del médico legista, perito en criminalística de campo, policías de investigación y demás especialistas de la dependencia se trasladaron al lugar de los hechos y dieron fe de la existencia de un cadáver que flotaba en el río.


Posteriormente, se ordenó su traslado al Servicio Médico Forense (Semefo) anexo a la PGJE, donde especialistas de la dependencia constataron que el cuerpo no mostraba huellas de violencia y por las características en las que fue localizado, no se logró determinar la causa de la muerte, por lo que se realizarán estudios científicos para establecer con certeza el motivo del deceso.

Más tarde, una mujer se presentó ante el representante social y reconoció el cadáver como el de su hijo, que en vida respondió al nombre de Uriel Muñoz Rosete, quien al momento de morir contaba con 21 años de edad; asimismo, manifestó que el hoy occiso fue reportado como no localizado ante la PGJE el pasado 5 de abril, ya que no regresó a su casa después de ir a la escuela ese día.

A pesar de que el cuerpo no cuenta con rastros de violencia, los peritos y oficiales de la Policía de Investigación realizarán las diligencias y pesquisas correspondientes, con el propósito de conocer la forma cronológica del deceso de Uriel Muñoz Rosete en el río Atoyac.