Inspeccionará la Conagua 75 industrias tlaxcaltecas que hacen descargas al río Atoyac

En 2015, la Comisión Nacional del Agua (Conagua) inspeccionará 300 industrias que descargan residuos en el río Atoyac, de las cuales alrededor de 75 se localizan en territorio  tlaxcalteca, informó el director estatal, Salvador Domínguez Sánchez, quien advirtió sobre otro problema a punto de estallar en Chiautempan, por contaminación de una mezclillera que utiliza plomo.

Luego de la clausura temporal de siete empresas instaladas en la región sur de la entidad por parte del gobierno federal, debido a que en ese afluente desechan aguas altamente contaminantes, a la dirección de la Conagua se han acercado organismos empresariales inconformes con el procedimiento, concretamente la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra).

Sin embargo, Domínguez Sánchez aseveró que desconoce si alguna industria ha promovido un juicio de amparo contra la determinación de las autoridades ambientales del país.


Pero remarcó la frase con la cual inició la conferencia de prensa para dar a conocer estas clausuras: “Ningún interés particular está sobre la salud de los mexicanos”. El funcionario afirmó que no abundaría más sobre este asunto, “porque ya se ha dicho todo” por parte del vocero de la Presidencia de la República y funcionarios del ramo.

“Ya no tengo nada más qué agregar”, respondió, tras preguntarle sobre los señalamientos de organizaciones civiles, en el sentido de que las industrias cerradas no son las más contaminantes. De ahí que anunció que en el transcurso de este año serán revisadas 75  empresas que operan en Tlaxcala y que vierten residuos al río Atoyac.

Domínguez Sánchez convocó a los industriales a que dejen de contaminar, a que revisen sus mecanismos de saneamiento de desechos y a obtener su certificación, como ya lo han llevado a cabo algunas firmas que utilizan químicos con un grado menor de cancerígenos.

Incuso, dijo que éste será un tema a tratar con representantes de Canacintra, tanto de Tlaxcala como de Puebla; sin embargo, insistió en que lo ideal es que si la nación proporciona agua limpia, también las descargas deben serlo.

Abundó que en el estado, las empresas extraen agua de 118 pozos, los cuales se encuentran bajo control de la Conagua. Anotó que cada planta productora debe contar con su sistema de saneamiento y que la supervisión de los residuos se realiza trimestralmente.

El funcionario federal citó que derivado de denuncias ciudadanas y reportes, la Conagua revisó 20 empresas, de las cuales detectó que en ocho hubo fallas en los resultados de análisis de laboratorios o un supuesto “soborno” para que esos exámenes arrojaran que no existe problema alguno en ellas.

Resaltó que desde hace muchos años en Tlaxcala se permitió el establecimiento de industrias cerca de veneros para que los aprovechen y que ahora esto se ha convertido en una problemática de salud.

Insistió en que más allá de las multas, lo importante es que las revisiones a esas empresas sean con mayor rigor, para que regularicen y cumplan con las normas ambientales.

A la fecha, la Conagua enfrenta alrededor de 12 juicios de amparo promovidos por la iniciativa privada en contra de procedimientos instaurados por esta institución, los cuales se prolongan por hasta tres años, “pero generalmente los ganamos”.

Enfatizó que el tramo Puebla–Tlaxcala representa el “foco más duro” de contaminación del Atoyac, situación por la cual serán inspeccionadas las plantas que se ubican en esta región.  Domínguez Sánchez encabezó este lunes una rueda de prensa en Atlagantepec, donde opera una estación meteorológioca de la Conagua, cerca de la presa de este lugar.