Realizan insaculación para evaluar a dos mil 181 docentes

Realizan insaculación para evaluar a dos mil 181 docentes. Foto:Alejandro Ancona/La Jornada de Oriente

Por primera vez en Tlaxcala se realizó el proceso de insaculación para la evaluación del desempeño a 2 mil 181 docentes del cuarto grupo 2018–2019, ante notario y en un acto público; sin embargo, líderes del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) plantearon varios retos, como el trasladar este mecanismo a los centros de trabajo y eliminar la Ley del Servicio Profesional Docente.

Con la presencia del fedatario Martín Macías Pérez, en Palacio de Gobierno se puso en operación un muestreo aleatorio, con el apoyo de la Universidad Tecnológica de Tlaxcala (UTT), ya que lo implementó a través de un método denominado Macro, lo cual reconoció el mandatario Marco Antonio Mena Rodríguez.

Manuel Camacho Higareda, titular de la Secretaría de Educación Pública del Estado (SEPE), apuntó que este ejercicio tiene como propósito dar certeza de que este es un proceso transparente, “con criterios de igualdad y con un sentido de justicia” y, al mismo tiempo, se da cumplimiento a la Ley del Servicio Profesional Docente.


Aseveró que la evaluación es una necesidad genuina para satisfacer “el anhelo de la sociedad” de una educación de calidad y también de garantizar el derecho constitucional de que cada individuo la reciba.

Puntualizó que se trata de hallar el mejor mecanismo de selección que comunique imparcialidad y un sano progreso hacia el objetivo general “que es que todos los docentes del sistema de educación obligatoria, sean evaluados y que este proceso llegue a ser una práctica habitual en la condición del profesional”.

Se explicó que en esta ocasión serán seleccionadas 2 mil 181 personas integrantes de un grupo de cuatro figuras: jefes de sector, supervisores, directivos y docentes.

Asimismo, que la Coordinación Nacional del Servicio Profesional Docente determinó una meta para la entidad y que en cada una de esas figuras se aplicará el 29 por ciento. Un segundo conjunto está conformado por docentes que declinaron participar en el grupo tercero (2017–2018).

La muestra es de 7 mil 513 figuras en funciones, por lo que la selección se hizo con 10 jefes de sector, 78 supervisores, 671 directivos y 6 mil 754 docentes. La UTT se encargó de implementar este proceso ante funcionarios federales y estatales, líderes sindicales y el presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), Víctor Manuel Cid del Prado Pineda.

Demetrio Rivas Corona, secretario general de la sección 31 del SNTE, habló sobre la forma en que se ha construido este proceso de evaluación, en el que esta organización ha participado con las instituciones, por lo que aplaudió la transparencia para este cuarto grupo y la presencia del notario público.

Calificó de valiosa esta herramienta y se pronunció porque sea integral, formativa y considere el contexto de cada región, pero señaló que un desafío es demostrar “una vez más” que los docentes tlaxcaltecas están a la altura de lo que el país exige.

“El mayor reto es probar que la evaluación sirve para mejorar el aprendizaje de los alumnos, el desempeño de docentes y directivos y el funcionamiento de las escuelas, así como la efectividad de los programas y la pertinencia de políticas educativas”. Otro desafío es llevar a la evaluación a los centros de trabajo y revisar las condiciones en que se lleva a cabo el hecho educativo y los contextos de la comunidad, agregó.

Reconoció a docentes que han obtenido el nivel destacado y que accederán al pago del incentivo que representa 35 por ciento de incremento a su salario. Demandó cursos gratuitos, idóneos, pertinentes y congruentes con los niveles de desempeño que se desea alcanzar. “Además que el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) garantice profesionalismo y ética en sus evaluadores”, apuntó

Por su lado, Ignacio Díaz Grande, secretario general de la sección 55 del SNTE, refirió que los procesos educativos requieren de modificaciones para que éstos sean aplicados en un mundo globalizado. Destacó la “firme convicción” de los docentes tlaxcaltecas para evaluarse y que el derecho constitucional a la educación debe estar por encima de coyunturas políticas e intereses particulares y de grupo.

Coincidió en que se deben afrontar retos para consolidar procesos, particularmente la eliminación de la Ley del Servicio Profesional Docente, pues “cualquier interpretación lesiva de orden laboral” impide el desarrollo de maestros en servicio y genera desconcierto y molestia en quienes “sí quieren cambiar a México”.