Inicio turbulento de campañas

Las campañas de los candidatos a diputados locales iniciaron este martes 29 de mayo y con ello se espera que cobren auge las tareas de proselitismo entre la ciudadanía, pues en el caso de los abanderados en busca de un espacio en el Congreso de la Unión es tradicional que no despierten mucho interés entre los parroquianos.

Y el arranque de las tareas de proselitismo se da en un escenario en el que el candidato a diputado local por el distrito 14 de la coalición Por Tlaxcala al Frente, Miguel Ángel Covarrubias, hace una denuncia a través de una red social de que fue amenazado de muerte.

Por su lado, el candidato a diputado federal de Por México al Frente, Humberto Macías Romero denunció en redes sociales que entraron a robar a su casa y denuncia actos de intimidación en su contra.


Hasta ahora, las campañas de la contienda federal han transcurrido en orden en Tlaxcala y afortunadamente no ha habido hechos que lamentar como en otras entidades del país. Lo único que se había denunciado mediáticamente hasta ahora es la destrucción de propaganda de los abanderados al Senado de la República de la coalición Todos por México.

Lo deseable es que los candidatos realicen campañas de civilidad, de propuesta e incentiven la participación de la ciudadanía en los comicios del 1 de julio. Que la violencia política y las confrontaciones no sean el sino de la contienda, pues nada bien la hace al estado este tipo de conductas.

Sin duda que el Instituto Tlaxcalteca de Elecciones (ITE) juega un papel fundamental para el buen desarrollo de las campañas y la experiencia obtenida en 2016 debe aplicarse en esta ocasión para guiar por buen camino los 30 días de proselitismo, corrigiendo a tiempo los intentos de guerra sucia y atendiendo con diligencia las quejas que se presenten.

Los tlaxcaltecas deben asumir una actitud participativa, escuchar las propuestas de los candidatos y con base en ello tomar una decisión con información para definir el sentido de su voto en las urnas el 1 de julio.

A trabajar cada uno desde su trinchera porque 30 días pasarán como un suspiro en la dinámica social en el estado.