Inglés e internet: El fracaso de la reforma educativa

Con el nuevo modelo educativo, los niños y niñas que cursan el nivel básico en educación pública nunca aprenderán inglés. La mal llamada reforma educativa está reprobada, así lo dicen las evaluaciones del Instituto Nacional de Evaluación Educativa (INEE), pues si en español y matemáticas los alumnos no alcanzan el mínimo de conocimientos, en inglés estamos peor, con una hora de clases de inglés a la semana es imposible que aprendan ese idioma. Un nuevo fracaso de la reforma educativa. Veamos.

Visto de prisa, el modelo de escuelas de tiempo completo no tiene ni pies ni cabeza, si se hiciera una evaluación de su funcionamiento, es muy probable que esta iniciativa de aumentar el número de horas no pasaría la prueba, pues no por estar más horas en la escuela se garantiza una mejor educación, más aun si no hay una planeación adecuada de cómo ocupar el tiempo disponible, el caso de inglés e internet refleja el estado de abandono de la educación pública en México y Tlaxcala.

El caso de inglés resulta patético, primero porque en la mayoría de las escuelas de educación básica no hay profesores especializados en el manejo de otras lenguas, los profesores frente a grupo en su mayoría no saben inglés, por lo que en los casos donde los obligan a dar clases en otro idioma, los profesores hacen lo que pueden, pero evidentemente no aportan demasiado, ven si bien les va apenas lo elemental, en otros casos se ha tenido que contratar profesores externos para que den esa materia.


Por lo menos hasta el ciclo 2016–2017, el pago de profesores de inglés y de computación corría cargo de los padres de familia, quienes debían cubrir la cuota al inicio del ciclo. Era un requisito para la inscripción. Aun garantizando el pago y la contratación de profesores de inglés, el punto es que no hay una debida incorporación de la lengua extranjera al plan de estudios de forma transversal, la materia de inglés es otra más del plan y lamentablemente muy alejada de su debida articulación con las otras materias.

Si a ello se añade la pésima asignación en el número de horas, el problema crece, es insuficiente tener clases de idiomas una hora a la semana. Según registros de los padres de familia, a los pequeños de primaria solo se les da una hora a la semana si bien les va porque la demanda y atención de grupos es demasiada. Así es sumamente complicado que haya clases de forma regular, pueden pasar semanas sin que tengan clases de inglés, esta irregularidad y por ende la falta de continuidad dan certeza que los niños de primaria y los adolescentes de secundaria nunca aprenderán inglés si solo reciben la formación en otra lengua de manera ocasional, pues está demostrado que para aprender una lengua extranjera, se requiere continuidad, uso, aplicación, constancia y eso no ocurre en la educación pública y mucho menos con el actual modelo educativo.

Es curioso que se anuncie un modelo cuando ni siquiera haya un programa de habilitación docente para que los profesores en activo tengan las habilidades, capacidades mínimas suficientes para impartir sus clases en inglés y peor aún que no se haya previsto la necesidad de contratar profesores pedagógicamente preparados para esa asignatura. Según nos dan cuenta, a muchos de los profesores se les paga de forma directa en la escuela, no reciben ningún tipo de apoyo, ni cuentan con seguridad laboral, menos aún con material tecnológico, diccionarios, paquetería y por supuesto internet. El fracaso es colosal.

En el caso de internet, es una mentira que todas las escuelas cuenten con ese servicio, los funcionarios y los candidatos a la Presidencia que defienden a capa y espada la fracasada reforma educativa, deberían asistir a las escuelas para comprobar que la conectividad que tanto presumen es una falacia, muchas escuelas no tiene acceso a la red, por lo que no hay ninguna posibilidad de usar dispositivos móviles, ni los alumnos ni los profesores pueden ocupar la tecnología educativa para completar su proceso de enseñanza y aprendizaje. Imposible, ocupar paquetería, bases de datos, tutoriales, a menos que les dejen tarea en casa y que el costo del internet lo realice el padre de familia, pero aun su efecto formativo es mínimo porque por más que se insista en que el alumno deber ser autodidacta, siempre requerirá el acompañamiento de su profesor. Sobra decir que muchas escuelas no tienen laboratorios de cómputo, que las laptops que se han obsequiado sirven para el entrenamiento de los maestros y alumnos y poco inciden en una formación de alto nivel. Se necesita tener conectividad, computadoras, dispositivos móviles, plataformas y contratar profesores suficientes para una atención de calidad en el centro educativo.

Mientras ello no ocurra, los niños y niñas de México y Tlaxcala están condenados a tener rendimientos de muy bajo perfil, seguirán reprobados y eso se lo debemos a los gobiernos federal y estatal, por eso no sólo urge hacer una revisión a fondo de la reforma educativa, también de todo el sistema educativo nacional. ¿Usted decida si quiere que le sigan dando atole con el dedo?.

Entre tanto, la intensidad y el fuego lento dio origen al nombre de esta columna, Tiros de precisión, todo se lleva su tiempo. Ver para creer.