Independencia reivindica a Xicoténcatl. Conquista se lleva a Maxicatzin

Independencia reivindica a Xicoténcatl.

Independencia reivindica a Xicoténcatl. La conquista se lleva a Maxicatzin. El senador de Ocotelulco es considerado el artífice de la alianza con los españoles. Emerge como la figura dominante. Hasta que llega la Independencia y es retirado del altar patrio.

A la llegada de los españoles. El joven Xicoténcatl difiere de los senadores, particularmente con quien propone recibirlos. Logra ser autorizado para hacerles frente. En el combate, el ejército de la garza blanca demuestra que los recién llegados no son dioses ni inmortales.

La lucha se prolonga y ante las dificultades para derrotarlos, cede a la propuesta inicial de franquearles la entrada. Por lo que no le queda más que subordinar sus ejércitos a los del conquistador español para enfrentar al enemigo mayor: los aztecas.


Hernán Cortés siempre desconfía del joven guerrero. Encuentra la oportunidad para deshacerse de él, en el sitio que hace en la parte norte de Tlaxcala. Cuando el guerrero busca comida para sus tropas, es detenido y acusado de traición.

“Usando Hernán Cortés de una permisión que le había dado la República, le hizo ahorcar públicamente dentro de la misma ciudad”. Refiere Antonio de Solís en su Historia de la Conquista de México.

Esto hace crecer la figura del senador por Ocotelulco. Se reconoce como la figura señera en la relación entre el gobierno indio y la corona española. Al joven guerrero nadie lo recuerda.

Pero con la Independencia de México se rompe la relación privilegiada que los tlaxcaltecas tienen con la corona española y pasan a formar parte de la República. Por lo que retiran a Maxicatzin del altar patrio.

Ahí emerge de nueva cuenta la figura del guerrero. Para demostrar que la nación tlaxcalteca enfrentó a los españoles. Por lo que merecen un lugar en la nueva nación independiente. La conquista se lleva a Maxicatzin y la Independencia reivindica a Xicoténcatl.