Inconsistencias y evaluación docente

Cuando se realizó la insaculación de los docentes que deberán ser evaluados en su desempeño este año, las autoridades calificaron este mecanismo de justo, claro, transparente y equitativo, además de ser el más idóneo dadas las inconformidades que ocasionaron entre el magisterio los anteriores métodos de selección aplicados por la SEPE.

Lo de claro y transparente pudiera ser, pero no lo justo y equitativo, ni tampoco lo idóneo, pues en este último caso, una vez que se conoció la lista de docentes insaculados, se descubrieron una serie de inconsistencias derivadas del sistema diseñado por la UTT para seleccionar a los docentes y a lista del personal habilitado proporcionado por la secretaría del ramo.

Entre las inconsistencias detectadas están que fueron insaculados para ser evaluados profesores que ya fallecieron –la SEPE reconoció un solo caso– y maestros que se encuentran en proceso de jubilación –cuyo número no ha sido informado. Sin embargo, en una entrevista, el secretario general de la sección 31 del SNTE, Demetrio Rivas Corona, dejó entrever que hay otro tipo de deficiencias, las cuales, aseguró, ya son analizadas con el titular de la SEPE para su corrección.


Sobre lo justo y equitativo de la insaculación habría que preguntarle a los profesores seleccionados si lo consideran así. No se trata de que hayan ganado la lotería, sino de que resultaron sorteados para acudir a una evaluación que ha sido calificada de punitiva por el magisterio disidente, pues los resultados que obtengan determinarán su permanencia en el servicio profesional docente.

La Ley General de Servicio Profesional Docente señala que corresponde a las autoridades educativas estatales diseñar el método o sistema de selección de los profesores a evaluar. Hace unos días la directora de Evaluación local cuestionó que ninguno de los mecanismos aplicados por la SEPE desde 2015 a la fecha ha sido del agrado del magisterio tlaxcalteca.

Quizá si demostraran que la evaluación realmente beneficia a los profesores pedagógica y económicamente, no tendrían que hacer más que lanzar la convocatoria de la misma.