Inauguró gerente de la  Conafor una presa para riego en el municipio de Atltzayanca

La gerente estatal de la Conafor, Gisela Lucero inauguró este miércoles una presa para la captación de un millón de litros de agua para riego en zonas de reforestación / La Jornada de Oriente

Con el objetivo de contribuir a la restauración de suelos en terrenos forestales, la Comisión Nacional Forestal (Conafor) inauguró este miércoles en Tlaxcala una presa para la captación de un millón de litros de agua para riego en zonas de reforestación.

La presa de mampostería se realizó con recursos canalizados en 2016 mediante el Programa de Compensación Ambiental por cambio de uso de suelo en terrenos forestales.

Esta construcción permite la captación de agua de lluvia para brindar riegos de auxilio a la reforestación y permitir la sobrevivencia de las plantas en una superficie de 40 hectáreas, que beneficiará a las comunidades de San José Buenavista, Lázaro Cárdenas y Ocotitla del municipio de Atltzayanca.


La presa se inauguró durante la conmemoración del Día Mundial de la Lucha contra la Desertificación y la Sequía que promueve la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y cuyo lema es “Nuestra tierra. Nuestro hogar. Nuestro futuro”.

La gerente estatal de la Conafor, Gisela Lucero Zepeda, informó que la dependencia respalda obras de conservación de suelos en mil 429 hectáreas de 12 municipios de la entidad mediante 115 proyectos apoyados por el Programa Nacional Forestal (Pronafor) 2017.

Adicionalmente, como parte del Programa de Compensación Ambiental por Cambio de Uso de Suelos en Terrenos Forestales se apoyan cinco proyectos en los municipios de Emiliano Zapata, Tetla de la Solidaridad, Terrenate y Tlaxco, a fin de restaurar  una superficie de 177 hectáreas.

La desertificación es el resultado de las actividades humanas, situación que comienza con la eliminación de la vegetación, el sobrepastoreo, las variaciones climáticas, las lluvias intensas y las sequías prolongadas que ocasionan que las tierras se degraden, se vuelvan improductivas y por tanto dejen de ser habitables, puntualizó la funcionaria del gobierno federal.