Imposiciones y agandalle en partidos y coaliciones

Digan lo que digan y escondan como quieran, prácticamente está definida la alineación –algunas, muchas, vía imposición– que cada uno de los partidos llevará en la elección federal del próximo 1 de julio; en el campo comicial veremos competir a algunos cartuchos quemados, otros no tanto y hasta algunos petardos electorales, quienes buscarán el voto ciudadano.

Y aunque no por mucho madrugar, amanece más temprano, Morena decidió, desde el año pasado, a sus candidatos y los que serán abanderados de la coalición  “Juntos Haremos Historia” con la ex priista Ana Lilia Rivera; el ex priista y ex gobernador, José Antonio Álvarez Lima, como fórmula al Senado; el ex petista–perredista, José de la Luz Sosa; el ex perredista y ex funcionario priista, Rubén Terán y la variopinta y efímera militante de varios partidos, Lorena Cuéllar Cisneros, como candidatos a los distritos federales.

El PRI develó desde hace una semana su alineación y aunque hubo uno que otro despistado que se quiso mover, al final se cumplió la frase de la picaresca política y que acuñara el español Alfonso Guerra y que popularizara en México, el extinto líder sindical, Fidel Velázquez: “el que se mueve no sale en la foto”, como le ocurrió a un decaído Pedro Pérez Lira, ex alcalde capitalino.


Con sus artilugios y estrategias, el tricolor logró “candidaturas de unidad” a favor de Anabel Alvarado Varela y Florentino Domínguez Ordóñez para el Senado y a Mariano González Aguirre y Blanca Águila Lima como abanderados a diputados por los distritos 01 y 02, respectivamente. La postulación del distrito 03 corresponderá a Nueva Alianza y si no hay cambios, será la diputada Sandra Corona

En Por México al Frente se ha complicado la decisión por las diferencias entre las tribus del PRD, principalmente, pues si bien Alberto Amaro tiene amplias posibilidades de lograr la nominación, tiene que esperar a la elección de 11 de febrero que hará la cúpula nacional de su partido, en donde Gelacio Montiel insiste en ser la mejor opción para el Senado.

En cambio, en el PAN, aliados en este frente, ya se decantó por Minerva Hernández como candidata al Senado y Humberto Macías Romero y Guadalupe Sánchez Santiago, como sus candidatos; falta que se concrete y oficialice, en su caso, la postulación de la aliancista Alejandra Ramírez Ortiz como compañera de esa triada.

Con esos jugadores, el electorado tendrá que decidir su alineación, aunque no hay mucho de donde escoger, esperemos que sean las propuestas y no el dinero público, las que resuelvan esa elección.