IMPOSIBLE DEROGAR. HAY QUE REFORMULAR LA REFORMA EDUCATIVA

Imposible derogar

Imposible derogar. Una de dos, las personas que han sido propuestas para el primer nivel de la administración pública federal, declaran para despresurizar promesas de campaña o están siendo medidas para que al final no sean nombradas. Como ocurrió en Relaciones Exteriores.

Una de las áreas más delicadas es la reforma educativa. Se cuestiona que fue una reforma que se concentra en lo laboral. Solo hay que recordar que las reformas de 1992, 2002 y 2008 fueron estrictamente laborales.

Lo académico siempre queda en un segundo plano. Desde el Programa Emergente de Reformulación de Contenidos y Materiales Educativos (1992) hasta el acuerdo para integración de la educación básica (2011).


Gilberto Guevara Niebla, propuesto como subsecretario de Equidad Educativa –hoy Subsecretaría de Educación Básica– afirma que pensar en derogar completamente la reforma educativa es “imposible”.

Hay que “despojarlas de sus imperfecciones e ineficiencias”. Pero darle continuidad. Como se reitera en el seminario sobre reforma educativa, que la Facultad de Ciencias para el Desarrollo Humano de la UAT realiza desde 2016.

En lo primero que coinciden el futuro secretario de Educación Pública y el subsecretario de Equidad Educativa, es que debe mantenerse la práctica de evaluación de resultados, de los estudiantes y de los maestros.

Es que a pesar de que se demande que deje de hacerse caso a los organismos internacionales, la globalización o internacionalización han demostrado la necesidad de preparar a los jóvenes para la movilidad y la competencia.

Reforma sí, pero no así. Es la propuesta que han sostenido los intelectuales, investigadores y académicos que se han pronunciado en contra de la reforma educativa de Peña Nieto. Guevara Niebla reconoce que derogarla completamente es imposible.

Queda en la cancha de los maestros, críticos, padres de familia y sociedad civil ponerse de acuerdo. Hay que elaborar un nuevo programa educativo para el desarrollo de capacidades que permitan la expansión de libertades de los mexicanos. Imposible derogar.