Implementa CGE estrategia para lograr sobrevivencia de un millón de árboles

Con una estrategia de revisión y seguimiento que permita lograr una supervivencia superior al 90 por ciento, autoridades federales y estatales iniciaron el Programa de Reforestación 2017, para la siembra de un millón de árboles de diversas especies.

En el marco del Día Mundial del Medio Ambiente, conmemorado el pasado lunes (como cada 5 de junio), el gobernador  Marco Antonio Mena Rodríguez encabezó el acto oficial en el Parque Nacional Malinche.

Efraín Flores Hernández, titular de la Coordinación General de Ecología (CGE), detalló que 300 mil árboles se asignarán a parques públicos, camellones y jardines de la zona urbana y 700 mil a áreas forestales, así como a terrenos agrícolas y urbanos.


Las plantas ornamentales se distribuirán en los 60 municipios de la entidad y los árboles en solo 20, particularmente los que disponen de zona boscosa, como Huamantla, San Luis Teolocholco, San Francisco Tetlanohcan, San Pablo del Monte, Calpulalpan, Tlaxco, Nanacamilpa y parte de Altzayanca e Ixtenco.

En esta ocasión, la planta es de una talla mayor a la de años anteriores, de alrededor de 70 centímetros. Se espera que, a diferencia de otras campañas, logren 90 por ciento de sobrevivencia como mínimo, esperamos “sea un poquito más”, apuntó.

Para alcanzar este objetivo, se realizará “un esfuerzo coordinado” con ejidatarios, presidentes municipales, la CGE y la Secretaría de Educación Pública (SEP).

La CGE designará inspectores para revisar la zona a reforestar, a efecto de determinar la especie a sembrar y posteriormente iniciar la reforestación.

“Ese personal verificará que se haya realizado una plantación de manera adecuada y darán seguimiento para cuantificar si efectivamente cumplimos la meta perfilada”, explicó el funcionario.

La causa principal que –indicó- impedía lograr el objetivo de sobrevivencia era el tamaño de la planta, pues anteriormente era “muy pequeña”, de entre 25 y 30 centímetros, y ante la posibilidad de un incendio, de pastoreo u otra eventualidad, está más expuesta a la destrucción, por lo que al tener una altura mayor, se hace más resistente.