IGNORANCIA BUSCA PROFESIONALIZAR LA GESTIÓN. CEREBRO Y LENGUA NO CONECTAN

Ignorancia

Ignorancia busca profesionalizar la gestión. Leer cualquier entrevista publicada de los candidatos a puestos de elección popular provoca sobresalto. Ni uno solo de los futuros senadores, diputados federales o locales logra conectar el cerebro con la lengua.

Lo primero que salta a la vista es que nadie conoce cuáles son las tareas que desempeñarán en caso de ser electos. Casi todos los aspirantes a legisladores ofrecen convertirse en apéndices del Poder Ejecutivo. Quieren hacer obras.

Hasta ahora no hay uno solo que tenga una idea clara de cuáles son los problemas públicos que pueden ser inscritos en la agenda pública. No hay diagnósticos claros de los problemas y menos alternativas de solución.


El estado de cosas que se considere atenta en contra de la dignidad de las personas es problema público. Solucionarlo depende no solo de la acción del Estado. Debe trabajarse un acuerdo con los actores involucrados.

Por ejemplo, en el asunto de los adultos mayores, por mencionar dos de las propuestas: Descender la edad para recibir la pensión no contributiva –70 y más– y generalizar el apoyo a todos los adultos mayores.

Lo primero que debería tener en cuenta cualquier aspirante a legislador es la existencia de una ley que determina –y que recientemente fue modificada– el incremento de la edad de jubilación.

Lo segundo es que todos los sistemas contributivos de pensiones se encuentran en problemas. Se operó el cambio al pasarlos de un sistema de solidaridad generacional a uno de aportaciones individuales.

Qué leyes se requerirían modificar para cumplir con la oferta realizada. Muchas y se enfrentaría a grupos con intereses a quienes deben convencer del cambio, los empresarios en primer lugar. Esto solo es una muestra de ignorancia. Por eso prefieren profesionalizar la gestión.

Los candidatos a puestos de elección popular, sin importar el partido político, no quieren ser legisladores, aspiran a convertirse en apéndice del Poder Ejecutivo.