IAIP. Convertido en isla de barataria en nombre de la autonomía.

Las personas designadas como comisionados del IAIP buscan usar la autonomía como patente de corso, en consecuencia, la convierten en una especie de isla de barataria, con el debido respeto para Miguel de Cervantes

IAIP. Convertido en isla de barataria en nombre de la autonomía. El Instituto de Acceso a la Información Pública y Protección de Datos Personales del Estado de Tlaxcala (IAIP ) se encuentra en crisis permanente. Lo que le impide garantizar el derecho “que tiene toda persona para obtener información creada, administrada o en poder de los sujetos obligados”.

Los comisionados se amparan en una interpretación del ser “un organismo especializado, imparcial y colegiado, con personalidad jurídica y patrimonio propios, con plena autonomía técnica, de gestión, capacidad para decidir sobre el ejercicio de su presupuesto y determinar su organización interna…”.

En una sociedad democrática la autonomía comienza con la autonomía personal. Las constituciones reconocen, entre otros los derechos humanos, individuales, procesales y de seguridad jurídica, políticos y sociales y de solidaridad social que la propia constitución local garantiza.


El estado otorga a los organismos la soberanía estatal para cumplir ciertas funciones y servicios públicos. Las personas designadas como comisionados buscan usarla como patente de corso. En consecuencia los convierten en una especie de isla de barataria. Con el debido respeto para Miguel de Cervantes.

La diferencia entre órganos y organismos públicos

Refiere Marybel Martínez Robledos que “los entes autónomos elevados a rango constitucional”, pueden clasificarse  en: 1) organismos autónomos; 2) organismos autónomos descentralizados del Estado; 3) persona de Derecho Público con carácter autónomo; 4) órganos reguladores en materia energética (autónomos que son parte de la Administración Pública Centralizada); 5) órganos públicos autónomos; 6) órganos autónomos; 7) entidad autónoma del Poder Legislativo; y, 8) tribunales autónomos”.

Aclara que “la clasificación anterior no es arbitraria, sino que deriva de la denominación que la Ley Fundamental y las leyes en la materia establecen para los entes dotados de autonomía constitucional”.

Martínez Robledos hace un alto en su propuesta para expresar como el nuevo constitucionalismo mexicano confunde y llama indistintamente organismos públicos y órganos públicos, cuando: “La doctrina tradicional señala la diferencia principal entre órgano y organismo en su nivel de independencia. Así, atribuye al órgano las siguientes características principales: a) tiene confiada una actividad directa e inmediata del Estado; b) está coordinado, pero no subordinado a ninguno de los tres Poderes del Estado o a otros órganos; c) se encuentra en el vértice de la organización estatal y goza de completa independencia. El organismo, por su parte, se caracteriza por ser una unidad administrativa que pertenece a alguno de los tres Poderes del Estado, constituyendo una manera de organización administrativa que se relaciona estrechamente con la prestación de un servicio público o la realización de una actividad pública relevante”.

Los 6 distintos tipos de autonomía

Ugalde Calderón define la autonomía como “la posibilidad para los entes de regir su vida interior mediante normas y órganos propios, sin vulnerar el texto legal. Es una especie de descentralización de funciones en un grado extremo, no sólo de la administración pública, sino de los poderes del Estado, con el propósito de evitar cualquier injerencia que pudiera afectar [su] adecuado funcionamiento”

Propone una tipología de la autonomía de los organismos públicos:

1. Técnica: es la capacidad de los organismos para decidir en los asuntos propios de la materia específica que les ha sido asignada, mediante procedimientos especializados, con personal calificado para atenderlos.

2. Orgánica o administrativa: que no dependen jerárquicamente de ningún otro poder o entidad. Establecen parámetros de organización interna.

3. Financiera-presupuestaria: que gozan de la facultad de definir y proponer sus propios presupuestos y, de disponer de los recursos económicos que les sean asignados para el cumplimiento de sus fines. Ello garantiza su independencia económica.

4. Normativa: consiste en que se encuentran facultados para emitir sus reglamentos, políticas, lineamientos y, en general, todo tipo de normas relacionadas con su organización y administración internas.

5. De funcionamiento: es una combinación de los otros tipos de autonomía, implica que los organismos cuenten con la capacidad de realizar, sin restricción o impedimento alguno, todas las actividades inherentes a sus atribuciones o facultades, lo cual involucra, tanto a la autonomía técnica como a la orgánica, financiera-presupuestal y normativa.

6. Plena: que implica una autonomía total, es decir, una auténtica posibilidad de gobernarse sin subordinación externa.

De acuerdo a la clasificación anterior el iaip goza de 4 tipos de autonomía: 1. Técnica, 2. Orgánica, 3. Financiera y 4. Normativa.

Iaip. Convertido en isla de barataria en nombre de la autonomía

En el número extraordinario del Periódico Oficial del 28 de abril de 2016 se publica el decreto 217. La fracción II del transitorio quinto refiere que “El Congreso del Estado de Tlaxcala nombrará por única vez, de entre los tres comisionados que conformen el Pleno del Consejo del Instituto de Acceso a la Información Pública y Protección de Datos Personales del Estado de Tlaxcala, a quien fungirá como Presidente del mismo por un periodo no mayor de tres años“.

Dos de los comisionados decidieron aplicar el artículo 32 de la ley de acceso a la información. Ahí se asienta que la “presidencia será rotativa cada año entre los comisionados”. Con lo que desconocen la decisión de la soberanía estatal. El congreso determina que él o la primera que desempeñará esa función será por más de un año, pero menos de tres.

De los tres consejeros. La que se desempeña como presidente fue designada por siete años. Los otros dos por cinco y tres años. En la revuelta el de tres años es designado como presidente. Si la actual presidenta dura el periodo para el que fue electa. El comisionado de tres años, no tendrá ninguna posibilidad de ser presidente. De ahí la provocación para esa interpretación de autonomía.

Este tipo de acciones hacen perder legitimidad a las instituciones. Las sociedades democráticas buscan dejar en manos de la sociedad civil muchos de los servicios públicos. El problema es que los congresos de la unión y locales han confundido “ciudadanización” por reparto entre grupos de interés.

Autonomía personal. Capacidad para valorar y actuar responsablemente

La capacidad de las personas para actuar en nombre de cosas que valora. Y tiene razón para valorar se funda en la autonomía. La auto comprensión de las personas en su situación y la evaluación y valoración de objetivos y actividades.

Una persona es autónoma cuando su experiencia se realiza de forma voluntaria. Y respalda las acciones en las que se compromete, así como los valores expresados en ellas. Una persona es más autónoma cuando actúa de acuerdo a intereses auténticos, valores y deseos integrados.

La actuación autónoma puede evaluarse al conocer: 1. Hasta qué punto la persona se siente obligada a actuar. 2. En que medida las opiniones y expectativas de los demás, evitan sentir culpabilidad o vergüenza influyen en su elección. 3. Evalúa si ella misma valora su decisión como una práctica importante y 4. Si sus ideas sobre el tema integran una visión más amplia sobre su propia vida. (Self Determination Theory )

De cómo el gran Sancho Panza tomó la posesión de su ínsula y del modo que comenzó a gobernar

Digo, pues, que con todo su acompañamiento llegó Sancho a un lugar de hasta mil vecinos, que era de los mejores que el duque tenía. Diéronle a entender que se llamaba «la ínsula Barataria», o ya porque el lugar se llamaba «Baratario» o ya por el barato con que se le había dado el gobierno. Al llegar a las puertas de la villa, que era cercada, salió el regimiento del pueblo a recebirle, tocaron las campanas y todos los vecinos dieron muestras de general alegría y con mucha pompa le llevaron a la iglesia mayor a dar gracias a Dios, y luego con algunas ridículas ceremonias le entregaron las llaves del pueblo y le admitieron por perpetuo gobernador de la ínsula Barataria.

El traje, las barbas, la gordura y pequeñez del nuevo gobernador tenía admirada a toda la gente que el busilis del cuento no sabía, y aun a todos los que lo sabían, que eran muchos. Finalmente, en sacándole de la iglesia le llevaron a la silla del juzgado y le sentaron en ella. Iaip. Convertido en isla de barataria en nombre de la autonomía.