Ha cambiado la percepción de algunos estudiantes sobre la trata de mujeres y niñas: Méndez

A través de un programa piloto implementado por el Centro Fray Julián Garcés, Derechos Humanos y Desarrollo Local, estudiantes de secundaria de ocho municipios del estado han mostrado cambios en la forma de percibir la violencia y la trata hacia mujeres, al reconocer que esta se ejerce y que es importante prevenir, puntualizó Alejandra Méndez Serrano, directora de esta asociación civil.

Ante los resultados obtenidos, reiteró la petición planteada desde hace varios años a autoridades estatales, para que construya un plan educativo en esta materia, pues uno de los ejes para erradicar la trata de mujeres y niñas es evitar la reproducción de este problema y prevenir el enganche de ellas, así como la aspiración de ser proxenetas y consumidores de sexoservicio como producto de este delito.

Mientras tanto, el Centro “ha trabajado en un programa piloto, en el que tienen que participar alumnos, estudiantes y padres de familia, para realmente ir comprendiendo o teniendo consciencia de las formas de violencia y los cambios que se requieren tanto en instituciones escolares como en el hogar”, resaltó.


A más de dos años de este ejercicio –indicó-, ya se observan cambios en estudiantes que en el primero participaron en talleres, en el segundo acompañaron a otros de sus compañeros y en este 2018  realizan acciones de prevención.

“El hecho de llevar años con este proceso, va cambiando la forma de percibir la violencia, creemos que tiene que ser así, de lo contrario uno o dos talleres no los cambiarían, tiene que ser de análisis y reflexión constante. Eso ya está ahí, vamos a seguir observando, analizando y evaluando”, agregó.

Esta programa se desarrolla en nueve escuelas secundarias, entre ellas: “Agustín Melgar”, del municipio de Papalotla; “Juan Cuamatzi”, de Teolocholco; “José Joaquín Fernández de Lizardi”, de Tlaltelulco; Centro Escolar México, de San Pablo del Monte; en la General y en la Telesecundaria “Fray Diego Valadez” de Zacatelco; en la Técnica 46 de Mazatecochco, y “Mariano González  G.”, de Acuamanala.

En esos planteles hemos tenido apertura por parte de trabajadores sociales y directores, “porque estos son temas sentidos, son parte de la realidad que en esos lugares están viviendo. Nos han dado testimonios de violencia extrema, inimaginable”, destacó.

Afirmó que profesores de estos alumnos han comentado “que ven los cambios en los jóvenes, sí hay un impacto”. Recordó que en el reciente informe del Centro Fray Julián Garcés, se dio a conocer que en 2017 este trabajo de formación y acción de promotoras y promotores alcanzó sus objetivos.

“Se fortaleció el reconocimiento de los derechos de las mujeres a vivir una vida libre de violencia, se modificó la concepción de masculinidad machista y se promovieron prácticas no violentas; se animó la réplica de talleres de prevención y de acciones en escuelas”.

Esto se consiguió a través del desarrollo de temas como sexo y género; prevención de la violencia sexual; amor, atracción y violencia y explotación sexual de mujeres y niñas, un problema urgente de prevenir, mencionó.

Por ello, insistió en la importancia de poner en marcha un plan educativo a nivel estatal, aunque –dijo- se tiene conocimiento de que el próximo ciclo escolar se incorporarán dos materias en las escuelas de la entidad “para tocar temas de derechos humanos y prevención de la violencia con énfasis en el tema de trata de personas”.

Nos parece que –reconoció Méndez Serrano- es un gran avance, pero habrá que conocer el contenido y quiénes las impartirán, eso es fundamental.

“Ahí estaremos al tanto, dándole seguimiento, en esa vigilancia, en esa evaluación ciudadana para que realmente se lleve a cabo y se cumplan objetivos… sin embargo, son necesarios los procesos a largo plazo, que no solo haya materias de uno o dos ciclos”.