GUEPT puede brindar información de lugares que venden combustible de forma clandestina

GUEPT puede brindar información de lugares que venden combustible de forma clandestina, reveló la presidente de esta asociación, Luz María Jiménez Almazán. Foto:Alejandro Ancona/La Jornada de Oriente

El gobierno de Marco Antonio Mena Rodríguez no ha tenido el “más mínimo contacto” con Gasolineros Unidos para los Estados de Puebla y Tlaxcala (GUEPT), “ha sido sumamente hermético, nos han aislado, pero si nos dieran la oportunidad nosotros les daríamos la información acerca de la venta clandestina de combustible, de almacenamiento clandestino y de expendios clandestinos, pues es un tema tan delicado que no se lo podemos dar a cualquiera”, reveló la presidente de esta asociación, Luz María Jiménez Almazán.

Consideró que si el gobierno estatal tuviera contacto de primer nivel con la GUEPT, eso le ahorraría tiempo porque ya podrían llegar de manera directa a los lugares donde se almacena combustible de manera clandestina.

“Nosotros  en la experiencia hemos detectado que incendian este tipo de lugares para borrar toda huella y entonces difícilmente podrán identificar huellas dactilares o evidencias que puedan llevar hacia los autores materiales de este ilícito, porque nos queda claro que los autores intelectuales están muy lejos de aquí”, agregó la presidente de la GUEPT.


Lo anterior lo comentó Jiménez Almazán a pregunta expresa sobre los incendios de dos domicilios en las últimas semanas en Tlaxcala donde se almacenaba combustible de manera clandestina, uno en Xaloztoc y el otro en San Pablo del Monte.

Confió en que el gobierno realice un verdadero ejercicio de inteligencia para saber no solo quiénes abastecen de combustible a ese tipo de lugares, sino quién lo venden y lo compra, pues la ley es demasiado clara para sancionar este tipo de acciones.

“El círculo no se cierra efectivamente porque permanecen limitados a quienes ordeñan los ductos, a los que extraen el combustible, pero también debe ser sancionada la compra ilegal. Las autoridades deben actuar porque hay quienes compran el producto e igual puede afectar el vehículo, pero el principal afectado es el gobierno federal porque todo el combustible que se vende en las estaciones de servicio tiene una carga impositiva tremenda, se recaudan miles de millones de pesos en impuestos, pero el producto que se vende de manera clandestina por supuesto que no paga ni un solo peso de impuesto”, refirió.

Señaló que el gobierno federal resiente la falta de ingresos por esta práctica ilegal y por eso debe investigar para sancionar tanto al que extrae el producto hasta el que lo transporta, el que lo vende y el que lo compra para que de esta manera se combatan estas actitudes negativas que constituyen un delito.

Por otra parte, consideró que la liberación del precio de los combustibles a partir de este 21 de febrero será un proceso de aprendizaje muy tortuoso, complicado, “es un escenario inédito y va a complicar la grave situación por la que atravesamos”.

“Todo lo que se planeó en papel se está cumpliendo, lamentablemente hay una cantidad de problemas de tipo operativo y de falta de información y de difusión que nos ha metido en graves problemas y por eso acabamos de una solicitud a la Comisión Reguladora de Energía (CRE) para que revise las inconsistencias que hemos advertido en perjuicio del gasolinero”.