Golpes de timón o en busca de brújula. Año y medio de gestión

Golpes de timón

Golpes de timón o en busca de brújula. 3 momentos marcan la gestión del gobernador Marco Mena. El primero ocurre con la presentación del Plan Estatal de Desarrollo. Señala la necesidad de “un gobierno que funcione, que dé resultados… también un gobierno honesto. Y, segundo, en paralelo, implica modificar, transformar y, en su caso, fortalecer, los cimientos para articular el esfuerzo social”.

El segundo se produce en la presentación del primer informe de gobierno. Apunta que: “Es posible gastar con menor dispersión y lograr inversión pública en proyectos grandes, sin deuda. No es fácil, no es inmediato, pero es perfectamente posible”.

El mensaje del 5 de julio muestra el tercero. Se propone reorganizar “el gobierno en forma práctica, para facilitar las tareas entre las dependencias y ser más eficaces. El gobierno funcionará a base de proyectos y tareas muy concretas, de modo que no haya dispersión de responsabilidades ni tardanzas”.


En la apertura de los foros para elaborar el plan de desarrollo Marco Mena destaca: “El Gobierno puede hacer mucho pero no puede, ni debe hacer todo. El Gobierno, juega un papel relevante en la escena pública, pero no puede ser la escena pública misma. La escena pública somos todos, construir y crecer juntos es un planteamiento que refleja este propósito y actitud. Es una actitud política, pero también una disposición de políticas”.

Estos eventos pueden tener una doble interpretación. Un golpe de timón en política se da “cuando en la conducción del Estado o de cualquier otra institución se ha producido un cambio de rumbo importante”. O como en la novela “Boussole ” (“Brújula”) de Mathias Enard se trata del “mundo de quienes viajaron (y se perdieron allí)”.

El primer golpe/brújula: Un gobierno que funcione, que dé resultados

En la presentación del Plan Estatal de Desarrollo se plantean  tres prioridades: empleo, salud y educación. “Para asegurar mejores oportunidades y criterios tangibles y demostrables de prosperidad”. Para lograrlo  “se necesitan condiciones institucionales que aseguren alcanzar las metas que nos hemos propuesto.

Dijo que ello implicaba “primero, un gobierno que funcione, que dé resultados. Permanentemente tenemos que esforzarnos para que sea también un gobierno honesto. Y, segundo, en paralelo, implica modificar, transformar y, en su caso, fortalecer, los cimientos para articular el esfuerzo social”.

agrega que: “En medio del humo y la distracción de las luchas políticas y partidistas, no podemos perder de vista que México y el mundo están viviendo tiempos de reformas. Las reformas abren oportunidades”.

Apunta que “En Tlaxcala, también en las últimas décadas, casi hasta nos hemos acostumbrado a las disputas continuas a base de agendas particulares, agendas que ignoran a la gente, a sus necesidades. Las deslealtades partidistas desprecian valores que la gente considera positivos, y siguen engendrando conflictos”.

Se dice “convencido de que para ser un estado exitoso necesitamos participar todos. Quiero dejar muy en claro que el gobierno va a hacer su parte, con compromiso, con objetividad y hasta con autocrítica. Pero necesitamos de todos. Han quedado muy lejos en la historia de nuestro país los años en los cuales el gobierno decidía y hacía todo. No es conveniente y no es posible. Es tiempo de que el trabajo conjunto nos permita construir, entre todos, para crecer. Construir y crecer juntos; una nueva gobernanza”.

El segundo golpe/brújula: El sello de mi gobierno

El gobernador, en su primer informe enfatiza: “En 2017, el Gobierno Estatal comenzó con un presupuesto predeterminado, en un entorno nacional complejo. Si bien nuestras finanzas son sanas en lo fundamental y no hemos tenido deuda, las implicaciones en inversión pública dependen, principalmente, de los márgenes del Gobierno Federal.

Informo a ustedes, independientemente de porcentajes y ahorros, de un cambio de fondo en el modo y actitud de ejercer el dinero de los contribuyentes tlaxcaltecas.

Es posible gastar con menor dispersión y lograr inversión pública en proyectos grandes, sin deuda. No es fácil, no es inmediato, pero es perfectamente posible.

Nosotros, como Gobierno Estatal, como sociedad, debemos hacer nuestra parte también. Es imprescindible que asumamos cada vez mayor responsabilidad para encarar nuestros propios retos.

Por eso, en 2017 iniciamos un ejercicio cuidadoso de asignación de recursos para optimizar el presupuesto. Sólo como referencia, esto nos permitió, en principio, y sin recortes de personal, disminuir 5% el gasto corriente. Se generó ahorro que hizo posible aumentar la cobertura de servicios que tienen déficit, como es el caso de salud y algunas áreas de educación.

Por otro lado, se identificaron rubros de gasto que generaban dispersión. No es que se gastara indebidamente, pero sí se puede gastar de forma más eficiente.

Gastar mejor el dinero público es parte de la responsabilidad y obligación misma de gobernar. Por eso, y deseo hacer un anuncio al respecto porque será sello de mi gobierno, seguiremos disminuyendo la dispersión del gasto público para concentrarlo en obras y programas de mayor alcance y durabilidad.

Golpes de timón o en busca de brújula. Año y medio de gestión

En el mensaje poselectoral de 2018 subraya: “No voy a tolerar la falta de compromiso en el desempeño de la función pública. Tampoco, desgano ni falta de resultados. No voy a permitir ni la indiferencia, ni la apatía, ni la deslealtad.

Hay dos razones para refrescar los cuadros de funcionarios. La primera, ya la mencioné, es revitalizar el funcionamiento de las oficinas. La segunda es por falta de compromiso con el gobierno y deslealtad con el ciudadano, que es a quien nos debemos y nuestro único foco de atención. No es válido, no es correcto, no es aceptable ni admisible que un funcionario sin dar resultados obre y se exprese mal del propio gobierno. No se dan cuenta que se denigran a sí mismos. Hay quienes no quieren estar en el gobierno ni con el gobierno, no los vamos a tener a fuerza.

Vamos a modificar de tajo el modo de trabajo. Reorganizaremos el gobierno en forma práctica, para facilitar las tareas entre las dependencias y ser más eficaces. El gobierno funcionará a base de proyectos y tareas muy concretas, de modo que no haya dispersión de responsabilidades ni tardanzas.

Estoy estableciendo, formalmente, a partir del día de hoy, Grupos Ejecutivos de Trabajo, con misiones claras y específicas, con plazos de cumplimiento definidos.

Porque tu brújula está perdida

Como dice El canijo de Jerez: “Hoy nadie te puede alcanzar. Libérate y disfruta el sabor de la vida sin guiar el timón, sin ninguna misión que te diga lo que tienes que hacer porque tu brújula está perdida y tienes que aprender que el alcohol cura las heridas”.