Gobierno de EPN dejó mucho que desear; AMLO estará limitado: Movimiento Antorchista

El Movimiento Antorchista ya no está esperanzado a que un personaje, candidato o político “vaya a cambiar las cosas del país”, pues el gobierno de Enrique Peña Nieto que está por concluir, dejó mucho que desear, y la próxima administración estará limitada para resolver los problemas nacionales “tan profundos”, señaló José Orlando Isidro Ramos, dirigente estatal de esta organización.

Refirió que esta agrupación se pronunció a favor del candidato priista a la presidencia de la República, José Antonio Meade, “pero los resultados de la elección dan como triunfador a otro, porque así lo decidió la mayoría, por lo que somos respetuosos”.

En su momento el Movimiento Antorchista manifestó que no realizará ninguna acción entorpecedora de las funciones del próximo gobierno federal, sin embargo –advirtió- eso no significa renunciar a seguir el trabajo de lucha al lado de mucha gente que tiene necesidades y problemas”.


Consideró que los resultados electorales del 1 de julio pasado “no significan que de manera inmediata vaya a haber un cambio, sobre todo en el terreno económico” y en otras condiciones del país en el ámbito internacional.

“Los problemas nacionales son tan profundos que por muy buena voluntad que tenga un personaje está muy limitado para resolverlos”, dijo.

De encontrar apertura por parte del próximo gobierno que en el discurso se muestra diferente, democrático y atento, “me parece –indicó- que habrá una convivencia sana, pero si es todo lo contrario, si la acción es otra y los problemas siguen sin atenderse y si continua la opacidad, vamos a seguir en la lucha”.

Expuso que tampoco le sorprendería que en el sexenio de Andrés Manuel López Obrador, virtual presidente electo, no se registrara ningún cambio, “porque así ha sido con gobiernos priistas, perredistas y panistas”.

En cuanto al sexenio de Peña Nieto apuntó que como organización “y de acuerdo a los problemas que enfrentamos, me parece que dejó mucho qué desear, las expectativas y los resultados son pocos, pero tampoco es el primero en el que pasa esto; deja muchas cosas pendientes, tuvo la posibilidad de generar ciertas condiciones que favorecieran sobre todo a las clases populares pero las dejó de atender”.

En el año 2000 –apuntó- el pueblo mexicano también tenía muchas perspectivas con Vicente Fox, pero fue de mucha desilusión. “En Antorcha ya no estamos esperanzados a que un personaje, candidato o político vaya a cambiar las cosas”, remarcó.