Generará Ley de Seguridad Interior más agresiones contra migrantes: Dávila

La Ley de Seguridad Interior provocará más agresiones en contra de la población migrante en tránsito por el país con trayecto hacia Estados Unidos, por lo que no es la solución para prevenir el delito en México, aseveró Elías Dávila Espinoza, representante del albergue “La Sagrada Familia” de Apizaco.

Planteó que se debe enfocar el trabajo hacia la formación de integrantes de la familia con valores humanos, y combatir la corrupción, desde diferentes instituciones, en lugar de normas de este tipo, ya que “la violencia genera más violencia”.

Con base en los testimonios de personas centroamericanas que pasan al albergue para descansar, “casi no” se han reportado ataques hacia ellos por parte de elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), pues como se ha denunciado, entre los principales agresores son las policías y agentes del Instituto Nacional de Migración (INM), indicó el activista.


Sin embargo, esta nueva Ley de Seguridad Interior pudiera generar acciones enérgicas de militares y recrudecer transgresiones hacia migrantes; si de por sí –apuntó- ha habido inseguridad y agresiones, con esta norma “se les va a maltratar más, porque la policía tendrá más autoridad y actuará con más prepotencia en contra de ellos”.

Dijo que es sabido que en algunas corporaciones municipales y estatales existe corrupción y colusión con el crimen organizado, pero ahora con esta legislación habrá más armas y soldados, por lo que no es la solución, pues “la violencia genera más violencia”.

Externó que si la sociedad civil mexicana “tiene miedo” a estas medidas y al clima de inseguridad, la población migrante con mayor razón temerá, porque es uno de los sectores más vulnerables y al que se le ve como una amenaza.

Lamentó que esta normatividad justifique la presencia de militares en tareas de seguridad en un país en el que en este año hubo mayor violencia, comparativamente con los anteriores, sobre todo en crímenes, secuestros y robos.

Pero recalcó que la solución “no está en más armas ni en más soldados”, cuya presencia no se justifica en las calles, “porque no estamos en estado de sitio o de guerra”.

Simplemente –reconoció- las policías estatales  y municipales han sido rebasadas por el crimen organizado, incluso también lo ha hecho con el Ejército Mexicano, donde ha permeado la corrupción y sus miembros han sido secuestradores.

Criticó que diputados federales y senadores hayan mostrado cerrazón ante la opinión de la sociedad civil en torno a este tema, pues dio la impresión de que recibieron “línea” para impulsar esta Ley de Seguridad Interior y aprobarla.

Ojalá que esos legisladores, en su calidad de representantes populares, escuchen nuevamente al ciudadano que es el que diariamente debe enfrentar la problemática de la delincuencia y a los malos policías o soldados, enfatizó.

Por otra parte, Dávila Espinoza requirió el apoyo de la población tlaxcalteca para donar alimentos no perecederos al albergue “La Sagrada Familia”, así como ropa de invierno para migrantes que transitan en condiciones precarias.