FORO–PROCESO PARA CONSTRUIR LA PAZ Y LA RECONCILIACIÓN NACIONAL

Foro-proceso

Foro–proceso o punto de amarre. Así llaman al evento por el que se busca conocer las propuestas de la ciudadanía para “construir la paz y la reconciliación nacional”. Parece que se trata de llegar, no con ideas sueltas, sino con propuestas.

La experiencia que inicia en Ciudad Juárez ha sido severamente cuestionada por líderes de organizaciones que llevan enfrentando el problema de la inseguridad o la delincuencia organizada. Hasta ahora la inmediatez y la improvisación han ganado la batalla.

El foro–proceso que se realiza en Tlaxcala. Es un foro regional, en razón de que incluye al estado de Puebla. Sin embargo, es difícil que se alcance su participación por la hegemonía que ejercen los vecinos sobre la entidad.


En términos locales, hay que preguntarse: ¿Cuáles son los problemas que atentan en contra de la paz y la reconciliación nacional? La primera respuesta tiene que ver con la trata de personas con fines de explotación sexual.

A ello se suma, el incremento permanente que tiene el delito de robo, tanto en las ciudades como en las múltiples vías de comunicación que atraviesan la entidad, que la convierte en espacio de tránsito para la delincuencia organizada.

A pesar de la experiencia histórica de la migración de los tlaxcaltecas, cada vez hay un mayor rechazo a la población centroamericana que ve en Tlaxcala un espacio de descanso en su camino hacia Norteamérica.

La violencia simbólica quizá deba tener un lugar en el foro. El carnaval, la Huamantlada –que se ha generalizado–, los toros y muchas otras experiencias, forman parte de la violencia que se internaliza y reproduce, bajo otras formas.

La pobreza secular de los tlaxcaltecas debería abrirse paso en el foro–proceso. Es consecuencia de un acto violento que castiga a una sociedad por mantener identidad y orgullo frente a los otros.

En donde se sintetiza todos estos temas es en el diseño y administración de la justicia. Toda la arquitectura debe ser revisada y modificada para crear un clima de respeto al Estado de derecho y confianza institucional. Foro–proceso.