Exige vecino de Huamantla se aclare balacera a su casa

Cansado de estar constantemente en medio de dos fuegos, Guadalupe Victoriano Valencia exigió a las autoridades estatales y federales garanticen la seguridad de su familia y la del resto de habitantes de la colonia Lázaro Cárdenas, del municipio de Huamantla, pues por la cercanía que existe con las vías ferroviarias han sido expuestos a las balaceras entre policías y delincuentes que se dedican a asaltar trenes.

El último caso sucedió el pasado domingo a las 14:30 horas cuando un grupo de presuntos asaltantes de tren se enfrentó a balazos durante casi 40 minutos con policías ministeriales, enfrente del hogar de Guadalupe, el cual fue impactado directamente por al menos 100 proyectiles de bala de grueso calibre.

“Yo me encontraba en la casa, cuando de momento comienzan a balacearla, yo me tuve que esconder debajo de los sillones de lo contrario no viviría para contarlo”, refirió en entrevista vía telefónica. “No sé quién los comandó para hacer este tipo de arbitrariedades, de venir a hacer algo en mi casa donde yo ni siquiera tengo nada que ver”.


Indicó que este tipo de enfrentamientos entre policías y presuntos delincuentes han sucedido de manera constante desde hace ya casi cinco años –el anterior al del domingo pasado se registró hace 15 días–, por lo que presentó las denuncias correspondientes, pero las autoridades no han hecho caso de atenderlas.

“Yo he denunciado a estos delincuentes y tengo documentos que entregué al gobierno del estado, a la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) y a la Procuraduría General de la República (PGR), pero desgraciadamente nunca han hecho nada, incluso los policías agarran a los delincuentes pero los sueltan después”, lamentó.

Consideró que los impactos de bala que recibió su hogar –ubicado en la calle Ignacio Zaragoza y a unos 40 metros de las vías del tren–dan a entender que fue un ataque directo “y yo quisiera saber por qué, que se dé a conocer y que el gobierno del estado cumpla con su obligación de parar esta maldita delincuencia, si saben quiénes son, cómo se llaman, yo también sé cómo se llaman y dónde viven pero desgraciadamente estamos amarrados de las manos”.

Guadalupe Victoriano, hoy de 67 años de edad, refiere que siempre ha vivido en esa colonia y que afortunadamente el día de la balacera se encontraba solo en su casa, “no estaba mi esposa que tiene 63 años y padece el azúcar, si hubiera estado le da un paro cardiaco y me la matan”.

Dio a conocer que otros vecinos también han sufrido estas balaceras, había por ahí una yegüita que estaba comiendo por ahí, pues la mataron, por qué no van por los verdaderos delincuentes, pero a ellos ni los tocan. Yo no sé a qué van y por qué van a mi casa a balacear, voy a poner la denuncia. Llevamos varios años viviendo este calvario y zozobra”.