Evaluación y represión

La confusión en el número de docentes tlaxcaltecas que van a ser cesados por no haber presentado ninguna de las tres etapas de la evaluación a su desempeño en las aulas, podría deberse a lo que el magisterio disidente y diversos especialistas advirtieron respecto de este ejercicio, en el sentido de que habría de darle mayor tiempo a su organización.

Ello tanto para obtener los mejores resultados por parte de los sujetos a evaluar, como para garantizar que su aplicación fuera transparente y se asegurara que el diagnóstico cumpliría su propósito establecido en la Ley del Servicio Profesional Docente.

Pese a ello, las autoridades decidieron su aplicación, la cual no estuvo exenta de polémicas, como el hecho de que se suspendiera, sin mayores explicaciones, una de sus etapas previo a las elecciones federales de junio pasado y que se retomara después de las votaciones, cuando el magisterio disidente ya cantaba victoria sobre este tema.


Ahora son los resultados que obtuvieron los docentes que fueron evaluados los que están envueltos en polémica, lo que podría calificarse como grave, pues son estos los que determinarán si uno de los profesores será cesado de su fuente de trabajo o si será recompensado por su labor, según lo señala la ley.

En el caso de Tlaxcala, ni siquiera el titular del sector educativo local tiene la certidumbre respecto del número de profesores a los que se les aplicará la ley por no haber presentado cualquiera de las tres fases de la evaluación, y a eso se añade que uno de sus subalternos maneja una cantidad diferente a lo que se informa en la página del Servicio Profesional Docente.

A nivel nacional, el secretario de Educación Pública federal, Aurelio Núñez informó que de los 150 mil 86 profesores que fueron evaluados en noviembre pasado, 15 mil 946 no se presentaron, sin embargo, de estos sólo a 3 mil 600 docentes se les aplicó la ley y fueron cesados de sus empleos. A los otros 12 mil 586 docentes, que son de los estados de Oaxaca, Guerrero, Michoacán y Chiapas, se les programará una fecha de reposición del examen, anunció el funcionario.

Una líder del magisterio disidente tlaxcalteca se preguntaba la razón de por qué a los maestros de Oaxaca, Chiapas, Michoacán y Guerrero se les dará otra oportunidad y ella misma se contestó: “es que aquí de aplica el autoritarismo y la represión”.