Enfrentamiento deja más de una decena de heridos en Tocatlán; entre ellos está el alcalde

Más de una decena de personas, entre ellos el alcalde José del Carmen Hernández Morales, su hermano, así como varios policías y pobladores, resultaron con lesiones de distintas prioridades tras el doble hecho violento ocurrido la tarde del pasado sábado y en los primeros minutos del domingo en el municipio de Tocatlán.

Donde por causas poco claras, entre las que se encuentran al menos dos versiones, que van desde un hecho de tránsito, enfiestados lugareños y las rencillas entre el edil en funciones y Jorge García Luna, quien antecedió al actual en la administración de esa Comuna.

Poco después de las 18 horas del pasado sábado se emitió la alerta general al Servicio de Emergencias 911 y los municipios aledaños, para brindar apoyo a las autoridades de Tocatlán, ya que están en proceso una fuerte gresca que involucraba a varias decenas de pobladores, quienes se enfrentaron contra elementos policiacos.


Hasta que fue posible, los socorristas y las unidades médicas de Briasa, Cruz Ámbar, Tocatlán, Apizaco, Xaloztoc y Teacalco, entre otras, arribaron a la calle Morelos, casi esquina con Cuauhtémoc y a unos metros del jardín de niños que está cercano a la sede de la alcaldía y la Dirección de Seguridad Pública.

Para brindar las primeras atenciones a los heridos que dejó el fuerte zipizape que interrumpió la apasible tarde en Santa María Tocatlán, las que de urgencia fueron trasladadas al Hospital Regional de Tzompantepec, al igual que el petista José del Carmen Hernández, quien al resultar herido a la altura de la “coronilla” de su cabeza fue trasladado a bordo de una patrulla.

En el transcurso de la siguiente hora, a la par de las patrullas que acudían a reforzar la seguridad de la institución de salud, por amago de una segunda arremetida y las ambulancias que remitieron a más de una decena de heridos, arribaron decenas de pobladores que saturaron el nosocomio de segundo nivel.

La información fluía de forma poco clara por parte de las autoridades, incluido la propia Secretaría de Salud (Sesa), que parecía estar ajena a la llegada de más ambulancias y lesionados al área de urgencias, que lucía invadido por gente que iba y venía; incluidos los afines a “Carmelo”, quienes con actitud beligerante intentaban frenar el trabajo de los comunicadores, a quienes fustigaron de forma acalorada por la captura de imagen en un espacio público y a raíz de un incidente que se registró en vía pública.

Tiempo después, mientras reinaba una tensa calma en el primer cuadro de la cabecera municipal que era resguardada por policías nerviosos y vehículos que “halconeaban” en el sitio de la trifulca, se anunciaba el “alta” del alcalde en funciones, quién fue sometido a sutura por la herida sufrida en la testa; y su hermano estaba en quirófano.

Fue en los primeros minutos del domingo que, de nueva cuenta, los servicios de emergencias y la policía fueron informados del nuevo enfrentamiento en el que hubo detonaciones por arma de fuego registrado por la capilla de La Colonia, el que era protagonizado por una treintena de pobladores y había generado seis heridos.

Tras concentrarse al frente de la alcaldía, los uniformados y los rescatistas esperaron por varios minutos, hasta que se sugirió retirarse del lugar, ya que no había condiciones de seguridad para llevar a cabo la extracción de los heridos, por lo que solamente hubo presencia policiaca para contener a los participantes del conflicto.

Algunos pobladores señalaron que antaño fueron aliados políticos y hasta socios las personas en conflicto.