Encomienda la CNS a municipios vigilar que las faltas menores no se conviertan en delitos

Alejandro Chanes Ortiz, jefe de oficina de la CNS, aseveró que el único camino para lograr la tranquilidad y seguridad, es la corresponsabilidad, coordinación y trabajo conjunto. Foto:Alejandro Ancona/La Jornada de Oriente

La Comisión Nacional de Seguridad (CNS) encomendó a los 60 gobiernos municipales  que sus policías y jueces cívicos sean capaces de vigilar que las faltas menores no se conviertan en delito “cerrando la llave de la ilegalidad y la impunidad”.

En la primera reunión de la Conferencia Estatal de Directores de Seguridad Pública Municipal, Alejandro Chanes Ortiz, jefe oficina del comisionado nacional de Seguridad y representante del titular de la CNS, Renato Sales, aseveró que el único camino para lograr la tranquilidad y seguridad, es la corresponsabilidad, coordinación y trabajo conjunto.



Pero también, construir la seguridad desde lo más inmediato que es lo local, de ahí que subrayó que es imperativo contar con policías cercanos al ciudadano, profesionales y capacitadas, “para asumir la prevención situacional del delito”.


Enfatizó que las policías municipales debe atender lo que le corresponde conforme al artículo 115 constitucional: “Que hagan cumplir los Bandos de Policía y Buen Gobierno; cuiden las calles, las plazas, los parques, los jardines, los establecimientos mercantiles, las luminarias, en fin, estrictamente lo que compete al municipio”.

Recordó que ante la necesidad de fortalecer al municipio se aprobó el Modelo Homologado de Justicia Cívica, Buen Gobierno y Cultura de la Legalidad, “porque solamente con instituciones locales sólidas, confiables y cercanas podremos dar la seguridad que los ciudadanos demandan”.

Se trata –dijo- de imponer sanciones administrativas cuando sea necesario y evitar conductas de otro orden que puedan constituir algún delito, pues con frecuencia esas faltas al no tener debida atención, derivan en actos delictivas o violentos que se agravan.

“Por ello policías y jueces cívicos deben ser capaces de imponer multas y arrestos, y vigilar que la infracción administrativa no se convierta en delito cerrando la llave de la ilegalidad y la impunidad, esa es la tarea que se le encomienda” al orden de gobierno municipal, para erradicar la arbitrariedad y cambiar la percepción de seguridad y administración de justicia, puntualizó el funcionario.

Subrayó que los problemas del país requieren soluciones compartidas y que ante la

Inseguridad, los tres órdenes de gobierno deben trabajar juntos, por lo que en esta Conferencia Estatal se evaluarían los mecanismos más eficientes.

En su turno, Álvaro Vizcaíno Zamora, secretario ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, reconoció que el esfuerzo del estado de Tlaxcala es pionero en este modelo que puso en marcha este día, el cual debe permear en el resto del país.

Y es que de esta Conferencia Estatal surgiría una estrategia operativa policial, por lo que antes del acto inaugural fueron firmados los estatutos que rigen esta reunión.

Resaltó que hay retos enormes en materia de seguridad pública municipal, la cual nació en 1983, por lo que a 35 años hay muchos avances, enormes debilidades y carencias, pero consideró que Tlaxcala tiene “el mejor escenario” para construir fortalezas en mediano y largo plazo, pero subrayó que el desarrollo policial es un tema de importancia.

“No  podemos exigir a nuestros policías si no cuidamos a quienes cuidan a los ciudadanos, pues las condiciones que tienen muchos municipales, desafortunadamente no son las óptimas, no cuentan con algunas prestaciones de seguridad social o con sueldos dignos o con la oportunidad de tener un servicio de carrera que permita un crecimiento real dentro de una institución”.

Ofreció que compartiría un diagnóstico sobre las circunstancias de la seguridad pública a nivel municipal en el país; sin embargo, los medios de comunicación no conocieron esta información, porque solamente tuvieron acceso a la inauguración del evento.

Remarcó que es necesario fortalecer a los jueces cívicos, contar con servicio de carrera y un programa de profesionalización, pues “la justicia cívica bien implementada permite que faltas menores no se conviertan en delitos y debe ser acompañada de la justicia alternativa, de mecanismos de mediación comunitaria y policial ya diseñados”.

Antes de declarar inaugurado el encuentro, el gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez puntualizó tres reflexiones. En la primera refirió que esta Conferencia servirá para reforzar el trabajo de prevención y, en la segunda, habló de la capacidad institucional para tener las mejores condiciones en términos de fuerza policial.

En la tercera abordó los retos del Sistema Penal Acusatorio, pues “todos tenemos dificultades para que cumpla expectativas de la ciudadanía cuando se cometa un delito” y repasó que varios gobernadores plantearon una reforma para la ampliación de catálogos de delitos de prisión preventiva, pero que se ve difícil concretarla en un futuro inmediato.

Mientras se debe mejorar la capacidad de presentar los informes correspondientes ante la autoridad para que se pueda definir en qué casos se necesita la prisión preventiva, aunque no esté en el catálogo, lo que sugiere mejor capacitación a policías, indicó.

Por otro lado, aprovechó para citar que su propuesta de cerrar puertas a casinos, puede ser considerada una medida conservadora, pero que es preventiva del delito.