En contra de la corrupción

Uno de los principales señalamientos hacia el gobierno federal saliente es la corrupción y uno de los sectores en donde más se incurre en esta práctica es en el de la construcción.

Es un secreto a voces que para obtener un contrato de obra las empresas deben cubrir el famoso diezmo para garantizar que ganará el concurso de licitación o bien para acceder a los esquemas de asignación directa o de invitación a tres constructores.

El pasado lunes visitó la entidad el presidente nacional de la CMIC, Eduardo Ramírez Leal, quien llamó a los socios de esta cámara a evitar vincularse con los actos de corrupción, pues el compromiso del virtual presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, es erradicar esta práctica en todas las contrataciones de obra y eso “nos va a dar más oportunidades porque la competencia va a ser con más dinamismo y con piso parejo”.


¿Pero será posible que los constructores locales atiendan este llamado y, de manera paralela, los servidores públicos de las dependencias de los tres niveles de gobierno estén dispuestos a renunciar a la mina de oro que significa llevarse su tajada en cada obra?

¿Será posible que también las autoridades de primer nivel, llámese presidente municipal, gobernador o presidente de la República, estén dispuestas a cumplir la ley en la licitación de obras, en virtud de que tienen compromisos con determinadas empresas que aportaron recursos para las campañas?

El combate a la corrupción debe partir de un cambio de actitud de los actores en el sector de la construcción y debe acompañarse de un ejercicio integral de transparencia en los concursos, pues lo más común es que se anuncia el inicio de un proyecto de obra, pero no se informa cuáles fueron las empresas que participaron en el concurso, cuáles fueron los motivos por los que ganó determinado constructor y los detalles técnicos del trabajo a ejecutar.

Por ejemplo, el portal electrónico de la Secoduvi no tiene información sobre los procesos de adjudicación directa, invitación restringida y licitación pública de 2017 y 2018.