En agosto o septiembre se renovará la dirigencia estatal de Morena: Molina

Tras haber ganado prácticamente todos los puestos en disputa en las elecciones del pasado domingo, el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) se apresta a renovar su dirigencia en Tlaxcala, la cual tendrá a su cargo preparar y organizar al partido para enfrentar los comicios locales de 2021, en los que se elegirá al nuevo titular del Poder Ejecutivo estatal y a los integrantes de la LXIV local y de las presidencias municipales y de comunidad. Así lo dio a conocer el coordinador de Morena en la entidad, Joel Molina Ramírez, quien abundó que el proceso para la renovación de la dirigencia estatal comenzará entre agosto o septiembre próximos, a la vez que atajó las actitudes triunfalistas y las aspiraciones adelantadas de quienes ya consideran tener en la bolsa la candidatura de este partido político al gobierno del estado.

En entrevista, el también ex funcionario estatal reveló que los resultados de la elección del 1 de julio anterior les dejó satisfacciones inesperadas, “porque se rebasó las expectativas que tuvimos como partido y creo que de los demás institutos políticos. La gente, como en pocos procesos que tenga yo memoria se había volcado hacia las casillas como el pasado domingo”.

De acuerdo con los resultados proporcionados por el Instituto Nacional Electoral (INE) y por el Instituto Tlaxcalteca de Elecciones (ITE), Morena arrasó en las elecciones presidenciales, para el Senado de la República y para la Cámara de Diputados federal, mientras que para el Congreso local ganó 14 de los 15 distritos en disputa.


Molina Ramírez consideró que ese logro se debió a tres razones: uno, al liderazgo de un hombre (Andrés Manuel López Obrador) que ha venido luchando por el cambio de este país durante muchos años; dos, a un hartazgo social y una molestia del pueblo ante la falla que han cometido los políticos, los partidos y el propio gobierno, pues “la gente no cree en nadie y en esta ocasión usó la mejor arma que tiene que es el voto”; y tres, a que Morena tiene, “modestamente”, un equipo y una estructura que le permitió cumplir con las metas en los tiempos señalados.

“Entonces, con un buen líder, con una sociedad incómoda y con una organización que tenemos fue lo que dio como resultado el triunfo a favor de Morena en las elecciones”.

Si bien se le recordó al dirigente partidista que al inicio del periodo de proselitismo para las diputaciones locales tuvo que darles un “jalón de orejas” a los candidatos de esta instituto político, pues entre la ciudadanía y sus contrincantes existía la certeza de que los postulados por Morena no hacían campaña y solo esperaban a que el efecto López Obrador los llevara al triunfo.

“No fue más que hablar con la verdad y en los términos que tenemos en el partido”, respondió Molina Ramírez a la pregunta de si funcionó el jalón de orejas. “Ahora hemos adquirido un gran compromiso de que legisladores, funcionarios federales que lleguen a ocupar cargos y dirigentes partidistas tienen un compromiso que cumplir de lo contrario volveríamos a decepcionar a la ciudadanía si les fallamos. Andrés Manuel dijo: no les voy a fallar y si el presidente lo dijo, los demás tenemos que seguir ese mandato”.

Reveló que ahora toca hacer una renovación de la dirigencia estatal de Morena, “porque no tenemos. Abriremos el periodo de credencialización y afiliación. A darle vida a este partido, preparándonos para la siguiente jornada de carácter político y electoral, pues aunque parece estar lejos, necesitamos nosotros ya prepararnos”.

“Aquí en Morena entendemos que no vamos a ser un partido electorero, que solamente cada tres o seis años nos acerquemos a la gente. Seremos un partido activo, con actividad permanente, preparado para que, cuando lleguen los procesos electorales, no tengamos ningún problema, que no gastemos y tener en orden las cosas para cuando llegue el momento”.

Molina Ramírez atajó las aspiraciones adelantadas de quienes ganaron una diputación federal o la senaduría el pasado domingo para obtener la candidatura al gobierno del estado en 2021 por parte de Morena.

“El 2021 todavía está distante y aquí no hay compromiso con nadie, hombre o mujer de la estatura y nivel que sea. El partido no tiene compromiso con nadie ni hace compromisos. Todos tienen el derecho y la oportunidad de aspirar, siempre y cuando lo hagamos por un solo camino, que es el trabajo y los resultados”.

Sostuvo que la ciudadanía será la que decida a quien quiere de candidato, “no decidirán los dirigentes, para que se pueda encaramar a amigos, familiares, incondicionales. Aquí, ya lo dijo Andrés Manuel, la democracia no va a traducirse en lo que hasta ahora hemos vivido, se acabó la compra del voto, se acabó la deshonestidad de los órganos electorales, se acabó y se acabaron las líneas de políticos influyentes. Aquí es la voluntad del pueblo que tendrá que respetarse en su momento”.

Informó que será entre los meses de agosto o septiembre próximo cuando inicien las diversas etapas del proceso de renovación de la dirigencia, así como el periodo de credencialización y afiliación a Morena.

“De militantes, no llegamos a los 100 mil, pero simpatizantes y otros van a querer afiliarse. De afiliados estamos rebasando los 50 mil en estos momentos”, afirmó.