Empresas deben modificar su visión en los procesos de licitación: AMIC

La presidente de la Asociación Mexicana de la Industria de la Construcción (AMIC), Claudia Ivette Palafox Hernández consideró que las empresas de este sector deberán modificar su visión acerca de los procesos de licitación y adjudicación de contratos públicos, en virtud de que el país está por entrar a un periodo de transformación en el cual el combate a la corrupción será uno de los ejes de la administración que encabece Andrés Manuel López Obrador.

En entrevista, subrayó que la iniciativa privada no competitiva es el motor de la corrupción, pues “es de dominio común que en temas de contratación si no te mochas, no te contratan, además de que quienes no incurren en esta práctica tienen el riesgo de que su participación sea efímera en los concursos públicos”.

Argumentó que la política de integridad plasmada en la Ley de Responsabilidades Administrativas es una buena herramienta para iniciar con los trabajos anticorrupción en el sector privado.


“En el nuevo panorama empresarial de la construcción se ha realizado el anuncio de que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) será partícipe en las licitaciones de proyectos estratégicos y adquisiciones de envergadura para garantizar una gestión pública honesta y eficaz en México. Esta decisión es importante porque la figura del observador ciudadano nunca dio información valiosa que previniera o identificara actos de corrupción en la adjudicación o carencias técnicas, dando los resultados que conocemos todos no por la difusión de los mismos, sino por las consecuencias”, abundó.

Palafox Hernández apuntó que la Ley de Obras Públicas, en su rango federal y estatal, es una herramienta que sirve al grupo en el poder, es por eso que antaño, cuando un grupo contrario asumía el poder, las modificaciones que efectuaban a dichas normas eran básicamente maquillaje y nuevos caminos para continuar detentando el poder económico y de decisión.

“La llave de las micro, pequeñas y medianas empresas (Mipymes) para hacerse de oportunidades en el sector de la obra pública y con ello elevar su competitividad y generar riqueza es un real y efectivo combate a la corrupción”, aseguró.

Criticó que al menos en los últimos 18 años las empresas que han sido señaladas de actos de corrupción generan una percepción de que han salido airosas de esas prácticas, lo que motiva a que otros empresarios emulen sus prácticas.