El número de usuarias del CJUM “es muy poco” a un año de funciones: Cruz

A casi un año de la inauguración del Centro de Justicia para las Mujeres (CJUM), Juana de Guadalupe Cruz Bustos, directora de esta institución, consideró que el número de usuarias “es muy poco”, pues mensualmente son otorgados alrededor de 150 servicios, correspondientes a quienes solicitan atención por primera vez y quienes asisten a dar seguimiento a su caso.

El CJUM Tlaxcala fue instalado el 2 de agosto del año pasado, a fin de buscar fortalecer el acceso a la justicia por medio de un proceso de autovaloración para detener la violencia, así como proporcionar herramientas que propicien la toma de decisiones informada y encaminada a construir un proyecto de vida en entornos libres de violencia.

“Yo creo que se está atendiendo y todas las instituciones estamos en la prevención,  el número de mujeres es muy poco, estamos dando promoción e informando qué servicios damos y estamos buscando que todos los funcionarios hablen en equidad de género, en esa igualdad que marca la misma Constitución, para que todos hablemos el mismo idioma”, señaló Cruz Bustos.


Aseveró que todavía “falta mucho, pero lo estamos haciendo, el número de trabajo y reportes que las demás dependencias han dado coordinadamente con la Secretaría de Gobierno; esto debe ser preventivo y no podemos cambiar una cultura de muchos años, hay que hacerlo con pasos firmes”.

La funcionaria mencionó que mensualmente el CJUM brinda entre 140 y 150 servicios, de los cuales algunos corresponden a usuarias que por primera vez solicitan atención y otros a personas que dan seguimiento a sus terapias o a la asesoría legal que pidieron.

Dijo que las mujeres acuden a esta institución por situaciones de violencia familiar por parte de su pareja, sobre todo, y que la mayoría proviene de la zona sur.

“Yo creo que se debe de alguna manera a la situación en la que viven; primero la educativa, que es del más bajo nivel (básico), donde hay familias numerosas y una economía precaria; son las principales que podemos avizorar”. Por esa razón, para el CJUM es una de las regiones prioritarias, hacia la cual se ha enfocado la atención y la prevención.

“Estamos trabajando con funcionarios de los municipios y con sus policías para saber cuál es la primera petición de las mujeres que son las medidas de protección o las órdenes de protección que otorgan los jueces municipales”, agregó.

Refirió que estos mecanismos “ayudan a detener un poquito la agresión por parte del varón, cuando sabe que se está protegiendo” a la persona que violentó.