El establecimiento de la Secretaría de Cultura en Tlaxcala es un hecho: Rivera

Ana Lilia Rivera Rivera, senadora electa por Tlaxcala, de la coalición Juntos Haremos Historia (Morena-PT-PES), afirmó que el establecimiento de la Secretaría de Cultura en la entidad “es un hecho”, pues ya se reunió con quien ocupará esta dependencia federal; sin embargo, “preocupa la falta un espacio apropiado”.

Luego de recibir su constancia de mayoría por parte del Consejo Local del Instituto Nacional Electoral (INE), refirió que actualmente esa institución tiene alrededor de dos mil trabajadores, “¿cómo en qué lugar cabrían?, preguntó; el Centro de las Artes es insuficiente, Tlaxcala va a ser el corazón de la cultura nacional. Hay una propuesta extraordinaria, pues va a atraer turismo como nunca, pero además al internacional”.

Añadió que se van a crear escuelas de música, por lo que el arte y la cultura “no van a seguir siendo de la élite. Todos los niños van a tener derecho a tocar un instrumento”.  No obstante, la próxima secretaria vendrá y dará a conocer el proyecto para el estado, “pero eso ya es un hecho”.


Asentó que en breve iniciará el análisis de la situación presupuestal de la entidad y que Andrés Manuel López Obrador, triunfador de la elección presidencial, visitará cada seis meses a Tlaxcala, para dar seguimiento al proyecto de desarrollo. “Hay que coordinarse “para que los recursos no se despilfarren”.

Insistió en que la austeridad será el sello de su representación, por lo que en el gasto proyectado ya está incluido el recorte a salarios y privilegios de  servidores públicos, incluidos los de senadores, “a la mitad”; además –abundó- se van a desaparecer prestaciones. “La gran ventaja es que Morena es mayoría”.

Remarcó que todos los privilegios se van a acabar, incluido del que gozan ex gobernadores.

“Les van a seguir manteniendo su pensión, pero será la de 70 y más”.

Rivera Rivera  expuso que su postura ante el titular del Poder Ejecutivo del estado, Marco Mena Rodríguez, será de respeto “y de señalar límites, pues no vamos a permitir abusos de nadie. Tendremos que  llamar a cuentas a quien tengamos que llamar. Nuestro estado vive una parálisis, no hay gobierno”.

Sobre el mensaje reciente que este gobernador priista emitió para anunciar un cambio en la forma de trabajar y en su gabinete, dijo que Morena no lo señalará sino lo ayudará a que haya un buen gobierno, ya que “no somos sus enemigos, sino aliados, espero seamos amigos por el bien de Tlaxcala”, pero anotó que si actualmente la entidad tiene estabilidad, se debe a que la población es trabajadora y progresista.

Afirmó que el Senado será autónomo, pues “no estará subordinado a intereses, chantajes y corrupción”. También sostuvo que la mayoría de Morena en 19 Congresos estatales (como el de Tlaxcala), permitirá que se ratifiquen reformas planeadas por López Obrador.

Recalcó que los legisladores de Morena van a recibir la mitad de su salario y el resto será donado a la construcción de universidades populares de este partido. “Es otra ilusión que tenemos pronto se acabará el monopolio de la Autónoma de Tlaxcala (UAT) y ya no chantajearán a los jóvenes a que sean brigadistas de… porque no es de una familia, es de los tlaxcaltecas, pero quién les pide cuentas a los que ahí están… lo que  no va a haber es un Estado solapador de pequeñas monarquías”.

Por su parte y tras recibir la constancia de asignación como senadora electa (de primera minoría), Minerva Hernández Ramos, de Por México al Frente (PAN-PRD-MC) también ofreció buscar mayores recursos para el estado. Contestó que su bancada será pequeña en cantidad pero “poderosa en calidad”, la cual será un contrapeso real, pues “las mayorías abrumadoras no hacen bien a la nación”.

En entrevista con medios de comunicación, la panista dijo que estará atenta de que las modificaciones constitucionales que se realicen sean benéficas para el país. Ofreció dignificar la política con acciones concretas.