Ejidatarios de Huamantla y el CAP acusan a Audi de provocar sequía

Ejidatarios de San Luis Huamantla y el Congreso Agrario Permanente (CAP) denunciaron que al igual que la empresa Volkswagen, la planta armadora de autos Audi también utiliza bombas antigranizo, por lo que la responsabilizaron de la escasez de lluvias en la región oriente y exigieron que repare el daño causado en los cultivos, asimismo urgieron al gobierno estatal a que active el seguro catastrófico 2018.

La mañana de este lunes, campesinos de Huamantla efectuaron una manifestación en Palacio de Gobierno, en la capital del estado, para demandar la intervención del gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez.

Posteriormente realizaron otra protesta en la Secretaría de Fomento Agropecuario (Sefoa), pues señalaron que hay entre tres mil y cuatro mil hectáreas de maíz afectadas por la sequía y estimaron que la producción  de este año “está a 30 por ciento”, de ahí que estarán descapitalizados para sembrar en 2019.


Alfredo Montiel Bretón, representante de ejidatarios de Huamantla, señaló que la planta Audi “ha provocado la falta de lluvias” en la zona oriente (conformada por esta demarcación, Cuapiaxtla, Altzayanca, El Carmen Tequexquitla e Ixtenco).

“Se pone bonito el clima, pero solo caen unas gotitas y de repente las nubes se esparcen… casualmente a partir de la instalación de Audi (en la comunidad de San José Chiapa, municipio de Puebla) ha dejado de llover”, dijo.

Resaltó que los ejidatarios han tenido contacto con algunas personas que han trabajado en esa empresa y que les han comentado que esta industria “echa algo, pone algo”. Supuestamente –agregó- son bombas  antigranizo, parecidas a las que usa Volkswagen. Asentó que ya efectuaron un recorrido en Audi, pero que no ingresaron a todas las naves, aunque sí observaron que “muchos carros” estaban al descubierto.

Refirió que a pesar de que en este momento haya humedad suficiente, ya no va a beneficiar a las plantas. “Nomás están las milpas, pero no hay nada de producción”, afirmó al tiempo que puntualizó que son alrededor de mil 600 ejidatarios los perjudicados, además de los posesionarios.

Mencionó que las pérdidas que han registrado “son muchas” y que por esta razón recurren al gobernador, pero advirtió que si no hay respuesta favorable, realizarán manifestaciones más numerosas y que tomarán carreteras.

“Ahorita fuimos recibidos por una señorita y nos trató muy mal… nos quieren dar atole con el dedo, ya no queremos más tortillas duras, no se vale, siempre hemos sido marginados, que no nos engañen”, expresó.

Comentó que este martes sostendrán una reunión con representantes de Audi y del gobierno estatal, para tratar este asunto. Luego partieron a Sefoa “porque no quieren hacer válido el recurso” del seguro catastrófico.

Por separado, integrantes del Congreso Agrario Permanente (CAP), Alejandro Martínez Hernández y Alberto Ávila Montaño, dirigentes estatales de la Coalición de Organizaciones Democráticas, Urbanas y Campesinas (Coduc) y de la Central Independiente de Obreros Agrícolas y Campesinos-Democrática (Cioac-D), también acusaron a esta industria.

La señalaron de provocar sequía, al igual que a la planta de la empresa Volkswagen (ubicada en Puebla), pues apuntaron que los daños no solo son en la zona oriente sino también en otras partes del estado, por lo que retaron a Audi a recorrer los cultivos para corroborar el impacto que su operación ha provocado en las siembras.

Reiteraron su exigencia a Sefoa para la verificación de afectaciones a cultivos por la falta de lluvias y el pago del seguro. Ávila Montaño no descartó que el CAP realice una marcha hacia la ciudad de México, si en los días que restan del gobierno de Enrique Peña Nieto, los productores no reciben indemnización.