Dudas

Nuevamente, en las redes sociales, se reporta la desaparición de una joven mujer en el estado. Su nombre es Angélica Munive Pérez de Xicohtzinco, quien se extravió el pasado 17 de enero. Este caso preocupa, sobre todo, porque es alto el índice de mujeres y niñas expuestas al infierno de la trata de personas; preocupante también porque los esfuerzos institucionales en la materia siguen siendo a cuenta gotas y abordados por autoridades carentes de perspectiva de género, por lo que no atienden con prontitud y profesionalismo los casos que se presentan en el estado.

Destacar como un “logro relevante” en materia de procuración de justicia y un “hecho inédito” que durante 2013 la PGJE consiguiera cuatro sentencias condenatorias por el delito de trata de personas, sumadas a los “fallos obtenidos en los años pasados y que arrojan un número histórico para la entidad en cuanto a resoluciones favorables a este flagelo”, es sencillamente indignante dado el número de víctimas que viven sin justicia.

Profundamente penoso es ver como la legisladora tlaxcalteca que preside la Comisión de Trata de Personas declara a los medios con gran prontitud y fuertes expresiones cuando el tema es electoral y guarde silencio ante la desaparición de jóvenes en el estado, por qué no poner todo ese empeño mediático en aportar su granito de arena en la difusión del marco normativo en la materia y de las obligaciones de las autoridades a nivel federal y estatal. Convoca a sus pares para caminar con cubre bocas por las calles de la ciudad de Tlaxcala denunciando el robo de un triunfo electoral, pero es incapaz de hacer lo mismo para exigir que se haga algo para evitar la desaparición de jovencitas.


En el Congreso del estado hay una lucha interna por los espacios y puestos para integrar las comisiones ordinarias, pero hasta el momento ninguna o ningún parlamentario ha expresado su interés en ser parte de la Conferencia Nacional de Legisladoras y Legisladores contra la Trata de Personas, ni siquiera los panistas identificados con la senadora. Tantas dudas y mientras tanto siguen doliendo las realidades.