DIVORCIO PERMANENTE ENTRE EL DISCURSO DEL GOBERNADOR Y SUS FUNCIONARIOS

divorcio permanente

Divorcio permanente entre el discurso del gobernador y la comprensión de sus funcionarios. Así ha ocurrido desde el inicio. Se ha propuesto un gobierno por políticas públicas, una nueva gobernanza, pero cada quien jala para su santo.

Pareciera que quienes menos entienden lo que el gobernador expresa son los secretarios del gabinete. De otra manera no es posible entender la declaración del hasta entonces secretario de Gobierno.

“Ya lo dijo el gobernador. En su momento habrá los cambios necesarios, por el análisis de la conducta que cada uno desplegó como funcionario, como servidor público y como integrante de un gobierno. Que debió haber estado integrado en una forma leal y eficaz para Tlaxcala”.


En el primer nivel de gobierno ni idea tienen de los grupos ejecutivos de trabajo. Lo que es fácilmente observable en lo que expresa el secretario de Obras Públicas , Desarrollo Urbano y Vivienda.

“Por ejemplo, en el proyecto del Hospital General es un aspecto normativo que lo maneja la Secretaría de Salud (Sesa), entonces tiene que ver todo lo que le toca en ese rubro y cuando tenga todo lo necesario, entonces la Secoduvi entra a construir”.

Lo de “hacer de Tlaxcala un lugar de reconocimiento al mérito” preocupa al ex coordinador de la campaña del candidato presidencial en Tlaxcala que se desempeñaba como oficial Mayor de Gobierno.

Con relación a las traiciones dice: “Habrá que revisarlo, yo creo que sí las hay, pero tampoco podemos decirlo a la ligera, hay que tener elementos para hacerlo, si la hubo las tendremos que revisar y a lo mejor, dentro del proceso es lo que más duele”.

Entre las ideas expresadas por el gobernador y sus colaboradores se produce un divorcio permanente. Así ocurre cuando hace la propuesta de un gobierno por políticas públicas y con el concepto de gobernanza. Quizá deben leer a Dominico Majone cuando escribe que “la política pública está hecha de palabras”.