DISCRIMINACIÓN POSITIVA. INCONFORMIDAD DE MACHITOS DEL PRD, PAC Y PES

Discriminacion positiva

Discriminación positiva es “una serie de medidas o planes vinculados de un modo u otro al derecho. Fundamentalmente al poder normativo de la administración. Y destinados a eliminar la desigualdad o discriminación intergrupal”.

La ley electoral determina que cada ciudadano representa un voto. Si el padrón electoral y la lista nominal se integran por un 52 por ciento de mujeres y un 48 de hombres, por lógica consecuencia la representación popular debería reflejar esa paridad.

Pero no es así.  En el Congreso local, de 25 diputados que integran la soberanía, se cuenta con siete diputadas y 18 diputados. Estas se localizan. Una en el PRI, dos en el PAN, una en el PRD, una en el Panal, una en el PVEM y una independiente.


Los ayuntamientos son más disparejos. De 60 ediles, las mujeres representan apenas el 10 por ciento. PRI tres de 17, PRD dos de 10, PAN una de 10. No hay una sola mujer en los municipios ganados por PVEM, MC, Panal, PES, PAC, PS e independientes.

Esto es lo que fundamenta la decisión del Instituto Tlaxcalteca de Elecciones y el Tribunal Electoral local para que las candidaturas de las listas plurinominales sean encabezadas por mujeres. Lo que ha inconformado al PRD, PAC y PES.

Cuál es la razón de la pataleta. La respuesta se encuentra en la integración del Poder Legislativo. De los 11 partidos políticos que cuentan con registro local. La mitad alcanza un lugar solo por la lista de representación proporcional.

La protesta, a su vez, refleja el dominio y control que los varones tienen de los institutos políticos. Ni uno solo de los partidos políticos es dirigido por una mujer. Por tanto, no hay quien les haga contrapeso.

Independientemente de cualquier valoración que se haga de la discriminación positiva, “es el instrumento clave de una política de reducción de las desigualdades entre los diferentes grupos sociales.” Así que de qué se quejan los machitos de izquierda y de derecha.