Deuda pública. Primer tema de campaña en elecciones 2018

Deuda pública

Deuda pública se convertirá en uno de los temas principales de las campañas políticas. Los candidatos federales y locales por Morena y el Frente Ciudadano por México (FCM) irán contra el PRI.

En la arena pública se enfrentan dos visiones. La de Morena, encabezada por el exgobernador Álvarez Lima. Se parte de la idea que abrir el candado de la deuda pública. Es una forma de hipotecar el futuro de los tlaxcaltecas.

La otra representada por el gobierno del PRI que abre la posibilidad de contratar deuda hasta por el 25 por ciento de los recursos que los municipios reciban del Fondo de Aportaciones de Infraestructura Social (FAIS). Lo que inicialmente fue aprobado en 2006.


En México, la experiencia del endeudamiento ha sido traumática. Se ha llegado al grado de que la Federación y el Congreso de la Unión han tenido que poner límites a la voracidad de gobernadores y presidentes municipales.

El mayor problema es que bajo el pretexto de realizar obras. Contratan deuda e hipotecan las transferencias federales hasta que llega el momento en que el 100 por ciento de éstas son para el pago de intereses. Ni siquiera del capital.

Esto ha obligado el rescate de la Federación. Solo que gran parte de estos recursos no se aplican en los proyectos que se planean. Porque se desvía para incrementar el patrimonio de la clase política.

En el sexenio de Álvarez Lima se cerró el candado: Cero contrataciones de deuda pública. El gobierno del PAN, entre 2004-2010, le quitó la llave. El PRI repite la acción en 2006. Y la abre definitivamente.

El gobierno de Marco Mena presentó la iniciativa que el Congreso aprueba para que los ayuntamientos “celebren los instrumentos o actos jurídicos”, asumiendo el carácter de fideicomitente.

Los diputados locales que busquen la reelección o una posición federal quedaron expuestos. Porque abrieron un frente que se les revertirá durante la campaña. En consecuencia serán muy frágiles ante el cuestionamiento ciudadano.