DESTRUCCIÓN CREADORA PARA LOS TEMAS DE SALUD Y POBREZA

Destrucción creadora necesitan los aspirantes al gobierno del estado cuando aborden los temas de salud y pobreza, ya que serán el eje del segundo ejercicio que con el nombre de debate se convirtió en una especie de foro o panel.

A diferencia del primer experimento, los participantes podrán hacer uso de los diagnósticos que organismos nacionales e internacionales han realizado sobre el tema y de los que existe suficiente información, el problema es seleccionarla.

Tendrán que hacer uso de la destrucción creadora como para, a partir de ello, proponer soluciones viables, posibles, originales, porque si algo existe entre los gobiernos municipales, local y federal es una multiplicidad de programas para su atención.


El mayor reto se encuentra en el tema de salud; cambiar el foco de atención en la formación de los profesionales, en el diseño de programas y en la implementación de modelos de atención que se centren en la salud y no, como ahora que lo hacen, en enfermedad.

Siguiendo a la OMS, todo mundo asume que salud es ausencia de enfermedad y la han convertido en el eje, por ello privilegian la curación y la rehabilitación, vean la experiencia cubana que ha centrado su atención en la promoción y la prevención.

El tema de la pobreza aparece en la agenda pública en 1998 y es el pretexto con el que justifican las privatizaciones de una gran cantidad de propiedades del Estado, entre ellas Telmex, porque los recursos se canalizarían al combate de la pobreza.

Solidaridad, Progresa, Oportunidades y ahora Prospera han sido diseñados para enfrentar la nueva pobreza que emerge como consecuencia de la liberalización de la economía y la globalización, cada vez hay más pobres: seis de cada 10 tlaxcaltecas.

Todas las candidatas y candidatos han planteado una política asistencial ofreciendo lo mismo, de ahí que requieran hacer uso de la destrucción creadora para posicionar alguna idea original que permita reorientar la política y los servicios públicos.